Rosaspage.com online desde 2001
Se encuentra en: Inicio > Otros temas > Motor > Trabant

Trabant

Modelo TrabantEs curioso comprobar como, independientemente de su orientación política y social, uno de los nexos comunes entre países ha sido (y es) la aparición de vehículos utilitarios destinados al habitante medio.

Aparte de la practicabilidad y el uso que pueda hacerse de determinado modelo de vehículo por parte de la masa social media, la aparición de ese icono automovilístico genera en el pueblo una satisfacción hacia su país y nación, siendo una demostración palpable del avance tecnológico y en consecuencia del aumento del nivel de vida que se genera con el trabajo de todas las personas. Esto, en muchas más ocasiones de las que nos pensamos, se ha convertido en auténtica arma política.

Uno de los primeros ejemplos de ello lo podríamos encontrar en Estados Unidos y su icono automovilístico Ford T, convirtiéndose por aquel entonces en un autentico triunfo del sistema de trabajo norteamericano y creador incluso de todo un sistema de vida. Ya en Europa y más concretamente en Alemania, a finales de la década de los treinta el régimen nazi ideó el Volkswagen Escarabajo permitiendo al alemán medio circular por sus modernas autopistas, envidia de todo el mundo civilizado. En España y bajo la dictadura del golpista General Franco, el modelo que se eligió para motorizar al español de a pie fue el SEAT 600, un modelo basado en el FIAT 500 que también hizo lo propio en Italia. Paralelamente en Inglaterra se desarrolló el Mini con los mismos propósitos y el Renault 4/4 causó auténtico furor en Francia.

Pero... ¿Qué sucedía durante ese mismo periodo en la Europa del Este sometida bajo el yugo de la hoz y el martillo? Pues que también se vivía una revolución automovilística similar a la que afectaba a los países capitalistas, naciendo en la Alemania del Este el Trabant y significando exactamente lo mismo que el Fort T aunque para el sistema comunista. Muy vinculado a la ex Republica Democrática Alemana, el radio de acción de Trabant se prolongó por casi todos los países europeos situados tras el telón de acero, incluyendo la propia URSS.

La fabrica principal de Trabant se encontraba situada en la ciudad alemana de Zwickau y curiosamente era la misma planta automovilística que años antes de iniciarse la construcción del utilitario albergó el grupo "Auto Union", un conglomerado de empresas formado por Audi, DKW, Horch y Wanderer. Los productos de este grupo se caracterizaban por la excelente calidad de sus modelos así como también por su exclusividad.

No obstante, el hecho que tras la Segunda Guerra Mundial esta planta quedase en la Alemania controlada por el régimen comunista fue aprovechado por sus políticos para continuar con la fabricación de los DKW que se comercializaron antes del conflicto bélico, aunque unos coches "de lujo" en un régimen político que propugnaba la igualdad entre todas las personas no tenia razón de existir, siendo preciso "democratizar" la producción de la planta, encargándose a la FIA (organización oficial que se encargaba de la producción automovilística en la Alemania del Este) el hecho de producir un automóvil al alcance de casi todos los bolsillos.

Es así como en el año 1955 se empezó a fabricar en cadena el primer vehículo desarrollado íntegramente por dicha organización. Se trató del P 70 Zwikau, un vehículo que disponía de con motor bicilíndrico de dos tiempos con refrigeración líquida y diseñado por la propia DKW. A comentar que este motor fue el mismo que equipó las furgonetas DKW que se comercializaron en España. Pero para ver la aparición del primer Trabant propiamente dicho se tendría que esperar hasta el año 1958, denominándose este modelo en el nombre de Trabant P50, incorporando un motor de dos cilindros aunque en esta ocasión refrigerado por aire.

En cuanto a las prestaciones y capacidades en ruta de estos modelos Trabant, aunque actualmente se nos antojen de modestas y poco capaces, en aquellos años eran más que suficientes y avanzadas a pesar de contar con una mecánica veterana. Los motores ofrecían unos 30 cv que permitían al vehículo circular entre los cien y ciento diez kilómetros por hora. Asimismo, gracias a su peso en vacío de solamente seiscientos kilogramos en vacío y unas carrocerías berlina y ranchera, estos se convirtieron en unos vehículos bastante prácticos.

Por lo tanto, aunque modestos los Trabant en absoluto se trataban de vehículos malos, ni tan solo merecedores de la rumorología de la época achacándoles una carrocería supuestamente fabricada con cartón duro, la cual se reblandecía cuando le tocaba la lluvia. Sin lugar a dudas esta afirmación se trataba de una gran estupidez, pues al ser un vehículo pensado para su uso en la Europa del Este, por encima de todo los Trabant tenían que aguantar las inclemencias meteorológicas de aquellos lugares, siendo un insulto a la inteligencia de sus promotores achacarles la realización de un coche de "cartón" destinado a países lluviosos. Y es que en cierta forma, la carrocería realizada en Duroplast despistó a más de uno, convencido que una carrocería para ser buena debía estar realizada en metal (descartemos así pues las carrocerías de los coches deportivos actuales realizadas con fibras sintéticas).

Profundizando un poco más en el Duroplast, este material tiene un curioso origen, pues fue el resultado de un interesante estudio por parte de industriales de la Europa del Este con el objetivo de sustituir el escaso acero disponible por otro material que les sobrase como serrín, algodón y resinas. Aunque este material tenía la ventaja de no oxidarse, en caso de accidente el Duroplast no se deformaba sino que se resquebrajaba, siendo imposible su reciclaje así como resultando muy peligroso para sus ocupantes. En un momento en que aspectos de la seguridad no se tenían tan en cuenta como ahora, el Duroplast resultaba un material ideal para realizar una carrocería económica.

Asimismo, el propio nombre Trabant tiene un curioso origen, pues fue elegido democráticamente por los ciudadanos de la Alemania Democrática, significando ni más ni menos que "Satélite Espacial". Este nombre hacia alusión a la modernidad que intentaban mostrar los países de la Europa del Este con su desarrollo tecnológico. Otra curiosidad típica de los Trabant fue que, desde el momento en que un ciudadano solicitaba la adquisición de este automóvil hasta que finalmente se lo entregaban podían pasar incluso más de diez años. Recordemos que en esas épocas, el SEAT 600 también tenía unas enormes listas de espera, aunque evidentemente no tan largas.

Durante el periodo que va del año 1989 hasta 1991 Trabant modernizó mecánicamente todos sus modelos con la esperanza de animar las ventas, las cuales debido a la caída del muro de Berlín y a la liberación del mercado, habían iniciado un descenso muy importante de ventas. Ello provocó que después de más de tres décadas de inmovilismo en el aspecto mecánico, por fin apareciese un modelo Trabant con un motor moderno y potente como el cuatro cilindros que Volskswagen instalaba en su modelo Polo. Desafortunadamente esta decisión fue postrera, pues en el mes de mayo de 1.991 salió de la fábrica el último Trabant. Esa unidad correspondía al modelo P601 y fue la número 3.690.099, entregándose nada más salir de las instalaciones a un museo donde todavía sigue reposando.

¿Buscando miniaturas Trabant a buen precio? Encuéntralas ahora en Ebay.¿Buscando miniaturas Trabant a buen precio? Encuéntralas ahora en Ebay.







Ya en nuestra tienda online

Bburago, su etapa clásica. Libro editado por Rosaspage

Bburago, su etapa clásica
Libro editado por Rosaspage


A la venta el libro "Bburago, su etapa clásica", el cual está dedicado a dicha conocida compañía italiana. En él se relata la historia de la esta fabricante de miniaturas die-cast a escala 1:18, 1:24 y 1:43 desde su nacimiento en el año 1976 hasta su compra por parte del grupo May Cheong en el 2006.

Además de datos curiosos, anécdotas, evolución de las miniaturas y un amplio repaso por las distintas colecciones que fabricó Bburago, en el libro también se incluye la historia de Mebetoys y Martoys, ambas compañías antecesoras directas de Bburago y gestionadas por la propia familia Besana.

Este libro escrito por Xavier Arumí Salavedra está publicado por Rosaspage.com dentro de la colección "Biblioteca Rosaspage" e impreso en blanco y negro aunque con las cubiertas a todo color. Tiene una extensión de 126 páginas a un formato de 15x21 centímetros (tamaño cuartilla o DIN A5) y encuadernado en tapa blanda.

Precio: 14 euros


Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información





Contactar con nosotrosEsperamos su comentario
Gracias a este formulario nos podrà enviar sus comentarios u opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos


E-Mail


Escriba aquí su comentario


Suscribirse a este listado Haga click en esta casilla si desea realizar un seguimiento de este contenido. Solo recibirá notificaciones cuando se añadan nuevos datos al texto principal o se produzcan comentarios relevantes.


Sección Cajon de Sastre (contenidos variados)
Apartados que forman la sección "Cajón de Sastre" en el cual aparecen los contenidos más variados de esta web; Artículos sobre retroinformática, coches clásicos, la televisión de antaño, nuestro monográfico sobre el grupo Parchís, listados y un consultorio.


Subseccion Artículos variados
Subseccion Artículos sobre coches
Subseccion Biografías variadas
Subseccion Coleccionismo de monedas (numismática)
Subseccion Listados variados
Subseccion Monográfico sobre Parchis
Subseccion La televisión de antaño
Subseccion Informática y retroinformática
Subseccion Consultorio
Subseccion Listado artículos Selecciones del Readers Digest




Política de privacidadAcerca de rosaspage.com
© www.rosaspage.com 2001-2016