Rosaspage.com online desde 2001
Se encuentra en: Inicio > Miniaturas y maquetas > Historia de las compañías > Strombecker

Strombecker

Cheetah GT de la compañía de slot StrombeckerAunque el slot es un juguete/hobby típicamente europeo, en los años sesenta la fiebre por los modelos motorizados a escala 1:32 se expandió en todo el planeta, viviéndose en los Estados Unidos un escenario muy similar al de Europa.

Es así como distintas compañías jugueteras norteamericanas, muchas de ellas especializada en ofrecer kits de plástico, ampliaron su catálogo con modelos de slot. El trabajo fue tan bueno que al cabo de pocos años dichos productos nada tenían que envidiar a los modelos producidos por la Scalextric británica, ya por aquel entonces considerada como la principal referencia a seguir.

Aunque hoy en día bastante olvidada por los coleccionistas norteamericanos, una de las compañías que más despuntó a la hora de fabricar slot fue Strombecker, la cual además tuvo el mérito de ser la pionera en aquel país para este tipo de producto. A su vez también podríamos crear un cierto paralelismo entre esta compañía y Scalextric-Exin, pues ambas no solamente se limitaron a fabricar circuitos y sets como simples juguetes, sino que fueron algo más allá y dedicaron una importante parte de sus esfuerzos en consolidar este juego como afición para adultos. Aunque el catálogo de la marca se basó principalmente en modelos a escala 1:32 también tuvo una notable gama de miniaturas realizadas a escala 1:24.

Strombecker fue una compañía con muchos aciertos aunque también con abundantes fracasos, siendo de justicia comentar que ello fue derivado de sus ansias constantes por probar e innovar nuevas soluciones. Sin duda alguna con ella se hace realidad la expresión que solamente tiene errores aquel que es capaz de avanzar.

Fundada en el año 1911 en la ciudad norteamericana de Chicago (estado de Illinois), la firma se dio a conocer por la fabricación de juguetes y kits en madera, abarcando el catálogo de esta última categoría aviones, trenes o incluso barcos, no siendo hasta mediados de los años cincuenta cuando empezó a utilizar el plástico para sus productos.

Los primeros modelos motorizados de Stormbecker no fueron más que referencias estáticas en formato kit a escala 1:24 que se les había incorporado un motor de 3V, permitiendo que pudieran correr libremente o en trayectoria circular. A estos posteriormente se les añadió como opción una guía así como una dirección articulada.

Muy poco después aparecieron los primeros circuitos en sets que incorporaban pistas, dos coches y un par de pulsadores de madera que permitían dar o cortar electricidad para que los coches pudieran circular por la superficie. Curiosamente por aquel entonces ni la propia compañía se atrevía a definir aquellas referencias como slot, pues incluso en los propios catálogos se indicaba que los motores de 3V suministrados en los kits podían no comportarse bien en condiciones de carrera. Para que ello fuera así se aconsejaba adaptar un motor de 6 ó 12V a la miniatura.

El primer modelo que Strombecker hizo pensando en slot apareció en 1960 y reprodujo a un Maserati 250F a escala 1:32 siguiéndole al cabo de muy poco tiempo un Jaguar D. Ambos modelos disponían de idéntica mecánica (motor situado en la parte delantera) y se suministraron conjuntamente con un circuito. Aunque los dos modelos no destacaban por sus prestaciones, comparándolos con la competencia de entonces tampoco desentonaban en absoluto.

En 1961 estos modelos recibieron un motor Mabuchi de 12V mucho más potente que el original y con un eje extremadamente largo que permitía al modelo traccionar por las ruedas posteriores. La incorporación de este motor obligó a modificar el molde de la carrocería, pues su mayor tamaño varió la posición del piloto elevándolo respecto a la versión anterior. Paralelamente se incorporaron diversas novedades estéticas que hicieron los modelos más atractivos y sofisticados, pues por ejemplo el Jaguar recibió un parabrisas así como faros cuyas piezas eran independientes de la carrocería.

Ese mismo año aparecieron otros grandes modelos como el Ferrari Testa Rossa (versión del año 1957) y el Go-Kart, un modelo cuyo motor se situaba transversalmente sobre el eje trasero siendo precisamente ello lo más destacable de su carrocería, la cual además se suministraba totalmente cromada.

Las pistas también se mejoraron siendo mucho más sofisticadas que las anteriores e incorporando novedades como las guías de contacto realizadas en aluminio cuando anteriormente eran de latón. No obstante los mandos seguían siendo exactamente los mismos. En cuanto a los transformadores eran compatibles con el motor de los primeros modelos gracias a ofrecer dos voltajes diferentes.

Ya en 1963 aparecieron nuevos chasis realizados en nylon que por fin acomodan el motor en la parte posterior de los modelos, provocando que estos tuviesen un mejor comportamiento gracias a un eficiente equilibrio de pesos. Los anteriores chasis resultaban difíciles de manejar en pista hasta el punto que incluso eran capaces de dar media vuelta en una recta, una pirueta al alcance de pocos aunque no era nada querida por el aficionado. También aparecieron nuevos mandos mucho más efectivos gracias a su sistema de retrostato, aunque los anteriores todavía permanecerían durante bastantes años más equipando las versiones más básicas de los sets.

Además de ampliarse la gama de modelos, apareciendo tanto modelos de competición europeos como lógicamente norteamericanos, la fabricante amplió el número de accesorios como por ejemplo figuras, elevadores de pista, o vallas entre muchos otros. Con el ánimo de crear afición en el año 1962 se crea el club "Strombecker Model Road Racing Club" así como el boletín dirigido a sus miembros denominado "Table Top Topics".

En aquellos años el avance tecnológico de Strombecker es destacable, produciéndose importantes novedades de forma casi constante. Es así como en 1963 se añaden diversos elementos en el chasis para hacerlo más rígido, siendo sustituido el motor compacto por otro abierto y con mejor rendimiento.

Probablemente el modelo que incorporó más innovaciones técnicas de forma simultanea fue la versión policíaca del Pontiac Boneville, el cual incluía luces en el techo y una curiosa sirena que realmente consistía era un pequeña lámina de latón que contactaba con el piñón del motor. Ello producía que al correr se oyera la típica sirena de los coches policíacos de la época.

Gracias a la proliferación de circuitos permanentes mucho más sofisticados y exigentes que los caseros, las marcas empezaron a ofrecer modelos cada vez más sofisticados y con mayores cualidades técnicas, no siendo Strombecker una excepción a ello. Es así como la compañía decidió comercializar accesorios como llantas de aluminio para reducir el peso del conjunto, contrapesos para lograr un mejor equilibrio o incluso sistemas de luces para hacer más atractivo el pilotaje.

Aunque en 1964 no aparecen sustanciales mejoras mecánicas la compañía se concentró en ofrecer un mayor número de referencias, incrementando su catálogo con modelos tan destacados como el Porsche RS61, el Lotus XIX o el Ford GT solo por citar unos pocos ejemplos.

Sin embargo estas mejoras mecánicas si que aparecieron algo más tarde a consecuencia de la absorción de la compañía "Model Road and Raceways" por parte de Strombecker, la cual se dedicaba a la fabricación de componentes de competición para slot. Ello provocó que muy pronto la protagonista de este artículo aumentara significativamente su catálogo con piezas "pro". Otra consecuencia de esta absorción es que la calidad de los modelos se incrementó ostensiblemente, comparándose e incluso superando en algunas ocasiones a los modelos que por entonces comercializaba Revell, su competencia más directa en el mercado estadounidense. Por otra parte a mediados de los sesenta aparecerían más referencias a escala 1:24, incrementándose la calidad de los modelos para equipararlos en prestaciones a los que Scalextric comercializaba en esa misma escala.

En 1966 se produce un punto de inflexión en la compañía cuando bruscamente se varían muchas de sus referencias. Ello se produce a causa de un aumento de la calidad en los nuevos modelos aunque deja obsoletas a muchas referencias anteriores que son eliminadas del catálogo. Aunque se explica más adelante, el destino de estas referencias antiguas primero será Francia y luego España.

Aunque la empresa aumentó la calidad de sus productos la competencia no se quedó cruzada de brazos, iniciándose una escalada de calidad hasta que por fin superaron las referencias Strombecker. Ello se hizo de tal forma que en pocos años unos modelos punteros pasaron a ser totalmente modestos, notándose especialmente esta "guerra" en la escala 1:24 enfocada hacia un tipo de usuario que le gustaba competir y, en consecuencia exigía unas piezas mejores.

Ya en 1967 Strombecker acepta públicamente tener dificultades económicas y decide abandonar el mundo de la competición para centrarse en la producción de juguetes. Los tijeretazos del contable resultan devastadores y rápidamente los modelos van perdiendo detallismo. Esto sucede hasta tal punto que incluso algunos modelos carecen de piloto, o mejor dicho del casco de este el cual hasta ese momento se insertaba como pieza suelta. Otras medidas mucho más importantes fue la sustitución de piezas excelentes por otras más modestas, afectando el rendimiento aunque también abaratando el precio de los modelos.

Independientemente de la crisis se presentaron algunas novedades aunque no hicieron más que confirmar la desafortunada política emprendida por la empresa. Pese a que la estética del Alpine Renault A310 no despertó pasiones aunque se podría calificar de correcta, el Citroën SM aparecido en esa misma época se puede tachar tranquilamente de malo, con detalles tan negativos como una carrocería desproporcionada (mucho más ancha que el modelo real) y una notable carencia de detalles. Por otra parte, una de las curiosas novedades de la época fue la aparición de un set con pistas de color blanco y cuyos modelos eran motos de nieve a escala algo mayor de 1:24. Sin duda alguna un intento de aprovechar indiscriminadamente cualquier ocasión para sorprender a un cliente que se alejaba cada vez más.

Pero el proceso de simplificación todavía no había llegado a su clímax, pues en 1969 aparecieron modelos todavía más económicos, con menor grado de detalle, simplificación de piezas al máximo y movidos por un insuficiente motor de 6V. Parecía increíble que tan solo hubieran pasado nueve años desde que Strombecker decidiera introducirse en el mundo del slot y tres o cuatro años desde su época dorada.

Finalmente Strombecker fue vendida en el año 1976 a una empresa canadiense que aumentó su catálogo con modelos procedentes de Polistil, aunque de nuevo es vendida a la norteamericana REH, la cual incluyó en su catálogo modelos antiguos de la marca bajo el nombre de "Strombecker Classic Cars". Lamentablemente esta empresa no tuvo demasiado éxito y la comercialización de las miniaturas languideció hasta que finalmente desaparecieron en los años noventa ante la más absoluta indiferencia de los aficionados norteamericanos (y no hablemos de los europeos).

Tal y como se ha comentado anteriormente algunos modelos de Strombecker fueron fabricados y comercializados en Europa. En concreto lo hicieron en Francia a finales de los sesenta e inicios de los setenta con la denominación "Strombolide" así como también "Strombecker". Aunque todos los modelos incorporaron la leyenda "Made in France" (un potente argumento de ventas en el país vecino), lo cierto es que incluso las novedades más recientes aparecían simultáneamente a ambos lados del Atlántico, suponiéndose que se importaban un buen número de estas. Solamente a partir del año 1966 cuando la compañía matriz renovó su gama fue cuando la mayoría de moldes pasaron a Francia, pues estos modelos todavía se seguirían comercializando en este país durante un buen tiempo.

El otro país donde también se comercializaron los modelos Strombecker fue España gracias a la intervención de la juguetera Paya. Con la pretensión de introducirse en el mercado del slot y seguramente competir contra Scalextric-Exin, la alicantina Payá realizó infructuosos intentos de adaptar motores a miniaturas estáticas, pero comprobando en sus carnes la complejidad del producto decidió hacer algo más práctico como adquirir derechos de fabricación de la norteamericana. Para ello adquirió el utillaje para las piezas que ella misma no podía fabricar, una maquinaria que muy posiblemente procedía de la Strombecker francesa. Los modelos que presentó Payá fueron los Ferrari Testa Rosa y GTO, los Jaguar D y XKE así como el Cooper F1, Indy Racer, Porsche RS61, Lotus XIX, Ford GT y el BRM F1, apareciendo la gama durante las navidades de 1967.

Todos estos modelos pertenecían a la primera (y no precisamente la mejor) época de Strombecker y sin apenas modificaciones mecánicas. Las diferencias respecto a los modelos americanos o franceses eran más que nada de detalle, aunque tan curiosas como el hecho de sustituirse espejos retrovisores por tapones de gasolina en algunos Cooper F1 o aparecer todos los Lotus XIX con los pilotos traseros montados al revés. Como curiosidad ningún Porsche montó los escapes en el lugar que les correspondía hasta el punto en que incluso algunos aparecieron con los escapes en el morro delantero haciendo las funciones de tope de parachoques.

Desafortunadamente para la alicantina estos modelos de slot nunca fueron unos rivales dignos para Scalextric, pues no solamente la casa matriz se deshizo de ellos por obsoletos sino que incluso su delegación francesa hizo lo mismo. Sumándole problemas como mala distribución o inexistente soporte técnico la gama finalmente fue clausurada en 1970.

Actualmente Strombecker es una compañía que casi ha caído en el olvido de los coleccionistas, lo cual equivale a que sus referencias y sets todavía sean relativamente asequibles para quien desee iniciar una colección. De hecho ni los modelos Strombecker más raros logran superar las cifras de sus homólogos Scalextric, algo que evidentemente juega a favor de la persona amante de los modelos norteamericanos.



Listado STROMBECKER: Listados de coches

Listados de coches fabricados por Strombecker USA en sus escalas más importantes. ¡Ayúdenos, pues todavía faltan muchos modelos por inventariar!
Coches slot a escala 1:24
Coches slot a escala 1:32

________________________

Buscar ofertas para miniaturas Strombecker en Ebay¿Buscando ofertas para miniaturas Strombecker? Encuéntralas ahora en Ebay.





Ya en nuestra tienda online

Land Rover Freelander Color Verde. Bburago escala 1:24

Land Rover Freelander Color Verde
Bburago escala 1:24


Reproducción del Land Rover Freelander realizada por la marca italiana Bburago a escala 1:24. Pertenece al catálogo antiguo y corresponde a la referencia 15265.

Tiene la fijación del tornillo que sujeta la parte delantera rota, aunque el resto de la miniatura está absolutamente nueva y en perfectas condiciones.

Esta pieza es ideal como miniatura estática o donante de piezas a otra maqueta parecida. Se incluye caja original y base soporte.

Precio: 10 euros


Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información





Contactar con nosotrosEsperamos su comentario
Gracias a este formulario nos podrà enviar sus comentarios u opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos


E-Mail


Escriba aquí su comentario


Suscribirse a este listado Haga click en esta casilla si desea realizar un seguimiento de este contenido. Solo recibirá notificaciones cuando se añadan nuevos datos al texto principal o se produzcan comentarios relevantes.


Sección Hobby (Miniaturas)
Apartados que forman la sección "Hobby / Miniaturas" dedicada al mundo de las miniaturas die-cast y al modelismo en general; Historia de las compañías, análisis de productos, videos, fotografías, libros sobre este tema, listados de referencias y mucho más.


Subseccion Historia de compañías y fabricantes
Subseccion Consultorio
Subseccion Listados de referencias
Subseccion Modelos die-cast




Política de privacidadAcerca de rosaspage.com
© www.rosaspage.com 2001-2016