Rosaspage.com online desde 2001
Se encuentra en: Inicio > Juegos y juguetes > Artículos variados > El plástico con el que están fabricados los Clicks de Playmobil

El plástico con el que están fabricados los Clicks de Playmobil

Anuncio clásico de PlaymobilPosiblemente lo primero que se nos ocurra para responder a esta pregunta es que los clicks de Playmobil están hechos de plástico, quedándonos completamente satisfechos con tal afirmación, aunque como a menudo sucede, las cosas no son tan simples como parecen.

Detrás de cada click de Playmobil hay una gran cantidad de tecnología empleada, junto con importantes estudios que analizan cuidadosamente cada aspecto del diseño de la figura por insignificante que nos parezca. Llamar simplemente plástico al material que compone los clicks es tan genérico como denominar vehículo a todo aparato que se mueva y pueda transportar personas, animales o cosas.

La idea de este artículo es explicar de que material exacto están fabricados nuestros sonrientes amigos, demostrando que detrás de lo que vulgarmente se llama plástico hay una auténtico universo. Pero que no se asuste el lector/a, pues en este artículo no pretendemos dar definiciones y más definiciones técnicas sobre dicho material, sino que esperamos que la lectura de este texto sea totalmente amena, independientemente del conocimiento que se tenga en esta clase de material.

De hecho, probablemente alguna persona entendida en este tema encuentre el presente artículo demasiado superficial y básico, pues no se adentra demasiado en temas especialmente delicados como pueden ser denominaciones exactas de los materiales, composición aproximada de la fórmula (si es que se sabe) ni otros aspectos técnicos cuya lista de definiciones causaría el bostezo incluso al lector más interesado.



Basf y su relación con Playmobil

Antes de nada, comentar que aparte de la propia Playmobil, en el nacimiento y desarrollo de los clicks existe otra segunda empresa que sin su ayuda y conocimientos, nuestros pequeños amigos difícilmente existirían en la actualidad. Nos estamos refiriendo a la alemana Basf, una multinacional química de amplia experiencia y reputación por sus productos de alta calidad, ofreciendo una gama de productos impresionante por su variedad.

Como esperamos que bien sepa la persona que lee estas líneas, la historia de los clicks empieza con el encargo de Geobra a un diseñador de la propia casa llamado Hans Beck. La idea inicial era crear un nuevo tipo de juguetes que utilizase poco material pero que a la vez fuese atractivo y con un fuerte carácter pedagógico. Esta historia puede encontrarse en el artículo de Rosaspage titulado "El nacimiento de los clicks" y que el lector/a podrá encontrar si hace click aquí.

A la hora de elegir el material con el que los clicks serian fabricados, Hans Beck se dirigió a Basf, uno de los proveedores de plástico (por decirlo de una forma sencilla) de Geobra. Allí les explicó su idea acerca de la creación de los clicks y las condiciones que debía cumplir el material que se usaría para lo que entonces no era más que un proyecto personal y con un futuro incierto.

El material elegido para la realización del cuerpo de la figura fue el Terluran (ABS), un material especialmente valorado por su resistencia al rayado superficial, con gran durabilidad e higiene y unas casi ilimitadas posibilidades que permite el hecho de ser inyectado en una amplísima gama de colores. El Terluran también resultaba destacable por su característico brillo duradero, el cual evitaba que con el tiempo el juguete se viera "viejo". Es decir, el click podía aguantar perfectamente un aspecto de nuevo y sin demasiadas señales de uso durante varios años.

Este mismo material también se utilizó en muchos otros complementos de los clicks como por ejemplo enseres, vehículos e incluso piezas que simulaban la ropa. Ello permitió fabricar todo un mundo de complementos adaptado a las figuras de acción y el Terluran se convirtió en el material básico con el cual la juguetera trabajaría en adelante.

Para piezas más grandes como paisajes o piezas de los barcos por poner solo dos ejemplos, en las cuales no era imprescindible que resultasen brillantes a la vista, ya entonces (como actualmente) se utilizó el Poliestireno 495 F, un plástico de gran versatilidad, fácil inyección y en el que puede acoplarse una alta gama de colores. Según Basf, el pedido anual que Playmobil hace de este tipo de Poliestireno es de unas 2.000 toneladas, cifra importante pero no tal alta como el Terluran usado por Playmobil, que llega a las 7.000 toneladas anuales.

Pero retomemos al click propiamente dicho, es decir, a la figura de acción. Aunque el Terluan tenía unas claras ventajas que lo hacían indispensable a la hora de ser utilizado por Playmobil, lo cierto es que también tenía ciertas desventajas, algunas de ellas bastante importantes, pues surgieron ciertos problemas que eran necesarios rectificar lo antes posible y en caso necesario incluso planteándose la utilización de otro material.

El problema que se encontraron técnicos de Playmobil y Basf fue que existían ciertas partes del cuerpo de los clicks que continuamente estaban sometidas a presión, como por ejemplo las manos (o mejor dicho unas pinzas con las cuales la figura podía asir objetos). Estas piezas a la larga se rompían, pues el Terluran es muy rígido y permite poca elasticidad. Evidentemente un click con las manos rotas provocaba que el brazo quedara inservible y encima afeaba ostensiblemente la figura.

Otra de las partes delicadas del click era su propio esqueleto, el cual también estaba formado por Terluan. Con el uso dicha pieza se gastaba y no ajustaba tan perfectamente como de nuevo, provocando que brazos y cabeza quedasen cada vez más flojos. Aparte este desgaste también era importante en la zona de la cadera, lo que provocaba que estando de pie, la figura tuviera tendencia a inclinarse hacia delante. Aunque esto a simple vista parezca una tontería, representa un problema bastante grave que conocen perfectamente las personas que coleccionan referencias Famobil o Playmobil alemanas anteriores a 1981, pues en muchos clicks el hecho de alzar el brazo y mantenerlo sostenido por si solo es tarea casi imposible, aparte que en muchas ocasiones quedan ostensiblemente inclinados hacia delante, defecto que popularmente de conoce como el lumbago de los clicks.

Y para colmo, además de todos estos problemas existía otro tanto o más importante que los citados anteriormente. Con el esqueleto de Terluan, el click era fácilmente desmontable, quedando la figura dividida en varias piezas las cuales el pequeño o pequeña podía tragarse fácilmente. Tan solo con esta característica, Playmobil podía encontrarse con que sus clicks incumplían normativas en lo que a seguridad se refiere.

Así pues, el problema resultaba ser más serio de lo que inicialmente pudiera parecer y tanto los técnicos de Geobra como los de Basf trabajaron duramente para hallar una solución, descubriendo estos puntos débiles del click y proponiendo la incorporación de nuevos materiales que darían más elasticidad y sobretodo robustez a las figuras. Consecuencia de estos estudios fue la incorporación del Ultraform en algunos prototipos de los clicks.

Pero una cosa era la teoría, la cual indicaba que con el Ultraform se solucionarían todos estos problemas y otra la práctica, que acostumbra a ser muy diferente a lo planeado inicialmente. Suponemos que probablemente Playmobil así lo entendió y al no estar al cien por cien segura de las ventajas que le aportaría el nuevo material, antes de utilizarlo masivamente en los clicks decidió hacer una prueba con una figura de reciente creación: El click infantil. Así, en caso de haber cometido algún error siempre se podía rectificar sin comprometer al diseño del click normal, que hasta la fecha continuaba dando excelentes resultados tal y como estaba.

Corría el año 1981, fecha en la que apareció una nueva figura Playmobil la cual representaba un personaje infantil tanto masculino como femenino. Este nuevo click (o miniclick como inicialmente se le llamó) incorporaba dos grandes novedades que en poco tiempo se extenderían al resto de la gama.

La nueva parte más visible era el nuevo tipo de pinza que representaba la mano, la cual estaba realizada como pieza independiente del brazo y fabricada con el nuevo Ultraform. Lo segundo fue que, al ser una pieza diferente, aprovecharon para diseñarla de tal manera que pudiera rotar sobre su eje, ofreciendo así una gran cantidad de nuevos movimientos para la figura.

Una vez probado durante un tiempo en las figuras infantiles que el Ultraform respondía a las esperanzas depositadas en él, se varió el diseño de los clicks adultos incorporándoles una mano similar aunque de mayor tamaño pero de igual diámetro de apertura para tomar los mismos objetos que los pequeños. Aparte, el esqueleto del click también se modificó, fabricándose la misma pieza pero con el nuevo material y provocando que el nuevo click fuese más difícil de desmontar. Además se solucionó el problema de que los clicks tuvieran los brazos caídos y la "lumbagia" anteriormente citada.

Pero Playmobil no solo utilizó el nuevo Ultraform para mejorar las figuras, sino que también lo empleó para su propio sistema de construcción llamado SystemX a partir del año 1992 y en general a todas las partes que tuvieran cierta movilidad y necesitasen de un material algo elástico y resistente a la vez.

Gracias a los plásticos del tipo Ultraform las piezas tienen una elasticidad y resistencia única que permite un ajuste perfecto entre piezas, con la elasticidad y dureza necesarias para la utilización continuada sin que dicha pieza se rompa. Además, en SystemX las piezas quedan tan fuertemente unidas entre ellas que puede transportarse toda la construcción sobre una sola plataforma.

En cuanto a las piezas de plástico transparente se utiliza un material denominado Terlux. Este plástico tiene gran resistencia a los impactos, evitando que con un uso normal quede el plástico prematuramente rayado o traslúcido. Además se garantiza solidez e higiene, aspectos imprescindibles al tratarse de productos encarados a un tipo de usuario básicamente infantil.







Ya en nuestra tienda online

El legado de Exin. por Xavier Arumí Salavedra

El legado de Exin
por Xavier Arumí Salavedra


A la venta el libro "El legado de Exin", cuyo texto está centrado en las gamas de Exin que al cierre de esta fueron fabricadas por otras compañías jugueteras.

Este libro explica la evolución de las gamas Scalextric en Tyco Toys y Tecnitoys, Cinexin de Popular en Juguetes y Giro Toys, Madelman, Exin Castillos, West y Block en Popular de Juguetes así como Tente en Borras. Asimismo tampoco se olvida de NINCO Desarrollos (fabricante de slot y material de hobby), la cual aunque no relanzó ninguna antigua gama de Exin su nacimiento se encuentra vinculada con esta.

Además de la descripción y evolución de estas gamas también se incluyen la historia de las distintas jugueteras, datos curiosos, anécdotas o motivos por los cuales algunas de estas gamas volvieron a desaparecer.

Este libro está escrito por Xavier Arumí Salavedra y se ha enfocado especialmente hacia las personas aficionadas a los juguetes clásicos. Aunque pude leerse como obra totalmente independiente, "El legado de Exin" es la segunda parte de "Exin, su historia", escrito por este mismo autor y publicado en Rosaspage.com.

Para que usted pueda hacerse una idea aproximada del contenido de este libro, los principales puntos que lo componen son:

Tyco Toys
- Historia de Tyco Toys
- Scalextric de Tyco Toys


Tecnitoys
- Scalextric Classic
- Scalextric the digital system
- Scalextric Pro
- My first by Scalextric
- Scalextric Compact
- Ibertren
- Construblock


Educa-Borras
- Borras Plana
- Educa Sallent
- Educa-Borras, S.A
- La gama Tente


Popular de Juguetes
- Exin Castillos
- La gama Cinexin
- Madelman de Popular de Juguetes
- Madelman de Altaya
- Exin West y Exin Block


Giro Toys
- Historia de la compañía
- Historia de la compañía


NINCO Desarrollos

Esta obra tiene una extensión de 150 páginas a un formato de 15x21 centímetros (tamaño cuartilla o DIN A5), cuenta con diversas fotografías en su interior y está impreso a una sola tinta aunque con las cubiertas a todo color. Por último comentar que está encuadernado en tapa blanda y pertenece a la colección "Biblioteca Rosaspage".

Precio: 15 euros


Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información

Comentarios realizadosComentarios recibidos


Luís Bagan: ¿Entonces los Airgam Boys también son de ABS, no?


Rosaspage.com: ¡Hola Luís!

La verdad que no soy un entendido en plásticos, aunque en principio diría que los Airgamboys también estaban realizados mayoritariamente de ABS.

A ver si alguna persona más entendida que yo puede responder mejor a tu consulta.

________________________

Buscar ofertas para Playmobil en Ebay¿Buscando ofertas para Playmobil? Encuéntralas ahora en Ebay.





Contactar con nosotrosEsperamos su comentario
Gracias a este formulario nos podrà enviar sus comentarios u opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos


E-Mail


Escriba aquí su comentario


Suscribirse a este listado Haga click en esta casilla si desea realizar un seguimiento de este contenido. Solo recibirá notificaciones cuando se añadan nuevos datos al texto principal o se produzcan comentarios relevantes.


Sección Juegos y Juguetes
Apartados que forman la sección "Juegos y Juguetes" en los que encontrará listados de referencias de juguetes clásicos, fotografías de aficionados, artículos sobre fabricantes, juguetes en 3D, nuestro monográfico dedicado a Exin y un consultorio entre otros contenidos.


Subseccion Marcas clásicas
Subseccion Consultorio
Subseccion Listados de referencias
Subseccion Noticias
Subseccion Artículos variados
Subseccion Monográfico sobre Exin
Subseccion Juguetes virtuales en 3D
Subseccion Comprar juguetes en nuestra tienda online




Política de privacidadAcerca de rosaspage.com
© www.rosaspage.com 2001-2016