Página inicial de la web
Inicio
Tienda online
Tienda online
Biblioteca Rosaspage
Biblioteca Rosaspage
Libros
Libros
Comics
Comics
Juegos y juguetes
Juguetes
Miniaturas y hobbies
Miniaturas
Temas variados
Otros
El mundo de Rosa
Rosa y su mundo
Ejercicios de inglés
Ejercicios
 
Artículos variados | Monográfico Parchis | Coches | La tele de antaño | Biografías ilustres | Consultorio | Listados | Coleccionismo


Ya en nuestra tienda online

Monedas España (Periodo 1927-1989). Lote de 40 monedas

Monedas España (Periodo 1927-1989)
Lote de 40 monedas


A la venta un completo lote formado por 40 monedas españolas acuñadas entre los años 1927 y 1989 (ambos inclusive).

Comentar que las monedas con la estrella inferior a 75 corresponden a la época dictatorial (efigie Francisco Franco) y las que tienen estrella superior a 75 corresponden a la época constitucional (efigie Rey Juan Carlos I).

Aparte, las monedas marcadas con la denominación MUNDIAL´82 conmemoran el mundial de fútbol que se celebró en España en 1982, las cuales tienen un diseño diferente a las de la misma época.

Por último, a partir del año 1982 aparecieron las monedas sin estrella, variando el diseño de las monedas de una peseta (de doradas pasaron a ser blancas).

El estado de estas monedas es usado aunque bueno y si se desea solamente alguna o varias de estas monedas pueden adquirirse por separado.

Las monedas que componen este lote son:

MONEDAS DE 10 CÉNTIMOS DE PESETA
- 10 Céntimos de peseta de 1959


MONEDAS DE 25 CÉNTIMOS DE PESETA
- 25 Céntimos de peseta de 1927
- 25 Céntimos de peseta de 1937


MONEDAS DE 50 CÉNTIMOS DE PESETA
- 50 Céntimos de peseta de 1949 (estrella 54)
- 50 Céntimos de peseta de 1966 (estrella 66)


MONEDAS DE 1 PESETA
- 1 Peseta de 1944
- 1 Peseta de 1963 (estrella 65)
- 1 Peseta de 1966 (estrella 67)
- 1 Peseta de 1966 (estrella 68)
- 1 Peseta de 1966 (estrella 69)
- 1 Peseta de 1966 (estrella 70)
- 1 Peseta de 1966 (estrella 71)
- 1 Peseta de 1966 (estrella 72)
- 1 Peseta de 1966 (estrella 74)
- 1 Peseta de 1966 (estrella 75)
- 1 Peseta de 1975 (estrella 76)
- 1 Peseta de 1975 (estrella 77)
- 1 Peseta de 1975 (estrella 78)
- 1 Peseta de 1975 (estrella 79)
- 1 Peseta de 1975 (estrella 80)
- 1 Peseta de 1980 España´82 (estrella 80)
- 1 Peseta de 1980 España´82 (estrella 81)
- 1 Peseta de 1980 España´82 (estrella 82)
- 1 Peseta de 1984
- 1 Peseta de 1985
- 1 Peseta de 1986
- 1 Peseta de 1987
- 1 Peseta de 1988
- 1 Peseta de 1989


MONEDAS DE 5 PESETAS
- 5 Pesetas de 1957 (estrella 73)
- 5 Pesetas de 1957 (estrella 75)
- 5 Pesetas de 1975 (estrella 76)
- 5 Pesetas de 1975 (estrella 77)
- 5 Pesetas de 1975 (estrella 78)
- 5 Pesetas de 1975 (estrella 79)
- 5 Pesetas de 1975 (estrella 80)
- 5 Pesetas de 1980 España´82 (estrella 80)
- 5 Pesetas de 1980 España´82 (estrella 81)


MONEDAS DE 25 PESETAS
- 25 Pesetas de 1980 España´82 (estrella 82)
- 25 Pesetas de 1983

Precio lote: 10 euros
Precio: 0.25 euros



Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información





Se encuentra en: Inicio > Cajón de sastre > Coleccionismo > Historia de la peseta


Historia de la peseta

Historia de la pesetaProbablemente sea la historia de los objetos más comunes la más apasionante de todas, pues en el caso que nos ocupa, la entrañable y humilde peseta que estuvo con nosotros/as antes de la aparición del complicado Euro tuvo una historia francamente intrincada y sobretodo en periodos como el de la Guerra Civil incluso rocambolesca, rayando en ocasiones el surrealismo puro y duro.

Aunque se le atribuyen otros orígenes, el comúnmente más aceptado es el que vincula la palabra peseta como derivación del vocablo catalán peceta, el cual significa piececilla o diminutivo de pieza.

Esta palabra fue usada en tiempos ya muy remotos para denominar monedas, pues que se tenga documentación ya se aplicó durante la edad media para designar el real de a dos. Posteriormente en el siglo XV aparece de nuevo esta denominación para designar monedas de plata. Sea como sea, la palabra peceta no se introduce en la lengua castellana como peseta hasta inicios del siglo XVIII, pues concretamente el primer documento oficial que alude a esta denominación fue fechado el 13 de Julio de 1718.

Pero sin duda alguna la función oficial de la peseta no llegaría hasta pasado el ecuador del siglo XIX cuando el gobierno presidido por Francisco Serrano pretende poner un poco de orden al caótico sistema monetario español e instaura la peseta como la única moneda de uso legal. Dicha empresa fue realmente dificultosa, sobretodo debido a que por aquel entonces en España convivían ni más ni menos que noventa tipos de monedas diferentes, pues en casi todos los reinados anteriores se ve que era uso y costumbre instaurar un nuevo tipo de moneda, siendo el escudo la moneda oficial desde 1864. Probablemente los ciudadanos de aquellos años se asustaron al ver otra vez repetirse la historia y que una moneda más venia a sumarse a este conglomerado existente, aunque por fortuna la peseta fue arrinconando todas las demás facilitando enormemente las transacciones entre regiones.

La primera peseta oficial tenía en el anverso la figura de una matrona tendida sobre el Peñón de Gibraltar sosteniendo con la mano derecha una rama de olivo. El diseño de esta moneda estaba inspirado en las monedas acuñadas por el emperador romano Adriana y la figura de la matrona simboliza los deseos de libertad frente al absolutismo de épocas anteriores. El recostarse en actitud de reposo era símbolo de un nuevo periodo de paz y tregua. Ni que decir que la pobre matrona no estaría demasiado tiempo en esa posición, pues todavía faltaban por acontecer a la historia del país diversos episodios bélicos muy trágicos.

Debido a que la peseta estaba dividida en céntimos, también se acuñaron monedas de diversos valores inferiores a una peseta, denominándose las de cinco y diez céntimos popularmente como "perra chica" y "perra gorda". Este apodo vino a causa de que Don Luís Plañiol, grabador de la Casa de la Moneda, gravó un león en posición rampante en el anverso de la moneda, aunque en la realidad dicha figura se parecía más a la de un perro que a la de una fiera. Es por esta razón que casi inmediatamente las monedas se adoptaron con estos nombres gracias al humor siempre despierto de los ciudadanos. También fue durante esa época cuando la moneda de cinco pesetas se la empezó a llamar duro.

Otra fecha importante para la particular historia de esta moneda es el día 1 de Julio de 1874, fecha en la que aparecerían las primeras pesetas realizadas en papel moneda coincidiendo con la concesión al Banco de España del derecho en exclusividad a emitir billetes, algo que hasta entonces era compartido con otros bancos provinciales. Curiosamente el primer billete que dispondría de marca de agua apareció exactamente diez años después, concretamente el primero de julio de 1884.

Ya bien entrado en el siglo XX, concretamente en el año 1925 se acuñaría una gran cantidad de monedas de veinticinco céntimos, aunque debido a que se parecían en tamaño a las de dos pesetas de plata, se decidió que fueran horadadas en el centro. Este agujero se respeto en otras monedas posteriores como las de cincuenta céntimos de 1949 o más recientemente la de veinticinco pesetas de 1992, la cual fue de curso legal con varias acuñaciones diferentes hasta la llegada del Euro.

En los años 1933-34 y con la república como régimen político establecido, la figura de la matrona volvería a reaparecer junto a su característica rama de olivo en las monedas de peseta, lo cual significó de nuevo una voluntad de periodo de paz y estabilidad tanto política como social, aunque de nuevo la matrona tuvo que ver como el país se fracturaba a causa de un sangriento conflicto bélico que a su vez se convirtió en la antesala de una nueva guerra mundial.

A causa de la Guerra Civil, el sistema económico se dividió en dos existiendo un banco central propio para cada bando contendiente. El correspondiente a la zona republicana tendría inicialmente su sede en Madrid aunque se trasladaría a las ciudades de Valencia, Castellón y Aspe (Alicante) a causa del avance del ejercito golpista. Por su parte, el banco nacional se establecería provisionalmente en Burgos hasta establecerse en Madrid. Este curioso hecho provocó que cada banco negase la legitimidad de la peseta del bando rival, a su vez compitiendo en el exterior para hacer suya la moneda oficial.

El bando nacional obligó a partir del año 1936 que todo aquel ciudadano que poseyese billetes de la republica insertarles un sello o ingresarlos en cuentas corrientes bancarias a fin de validarlos. Por su parte, los republicanos establecieron un decreto para la emisión de certificados de plata de cinco y diez pesetas en forma de billetes, los cuales lógicamente no fueron aceptados por el bando rival. Comentar que algunas de las monedas propias del bando nacional fueron acuñadas en Viena (Austria).

En 1937 se cambió la aleación de la peseta por el cuproníquel de característico color dorado, conociéndose casi inmediatamente por el sobrenombre de rubias. Aunque inicialmente las monedas estarían realizadas con una gran proporción de cobre puro, este porcentaje iría disminuyendo con el tiempo para asegurar una mayor resistencia al uso diario.

A todo esto, las monedas de plata, cobre y bronce fueron desapareciendo, sobretodo estas últimas al ser fundidas para hacer munición con ellas. Es así como esta falta de moneda provocó que los ciudadanos tuviesen problemas a la hora de pagar, lo cual obligó a empresas, sindicatos y ayuntamientos a lanzar emisión de vales o monedas propios. Esta emisión de billetes fue especialmente activa en Catalunya, donde al final de la guerra se contabilizó que circularon 3.384 billetes diferentes. A su vez, el propio estado distribuyó pesetas de cartón con un sello de correos adherido para autentificar el valor.

Con Franco en el poder se continuó con la acuñación de las pesetas, no apareciendo el rostro del dictador fascista en ellas hasta el periodo 1947-48. La reproducción del rostro fue obra del escultor Mariano Benlliure, aunque dicho retrato adolecía de un excesivo relieve que poco a poco se fue reduciendo. Casi veinte años después aparecería la última peseta de la era franquista cuyo retrato fue encargado al señor Juan de Avalos, pudiéndose observar un evidente envejecimiento del dictador respecto las monedas de los años cuarenta.

Con la instauración de la monarquía en el año 1975 y el restablecimiento de la democracia en 1978 se realiza una primera emisión de monedas con el rostro del monarca Juan Carlos I, mostrando en las monedas su perfil izquierdo, al contrario que Franco el cual mostraba su perfil derecho. Curiosamente, y como si se tratase de una representación de la división que todavía existía en la sociedad española aunque con evidentes ganas de coexistir, con la emisión de 1975 las monedas de peseta mostraban el anverso con el retrato del monarca y en el reverso el escudo preconstitucional.

En el año 1980 aparecen las monedas conmemorando el mundial de fútbol de 1982 y precisamente el año de tal acontecimiento deportivo aparece la monedada de peseta realizada en aluminio sustituyendo las populares rubias. Otras monedas que desaparecen son los céntimos de peseta, convirtiéndose la peseta en la moneda básica y sin céntimos a partir de 1983.

En 1989 la moneda de peseta tendría otro diseño más nuevo y sobretodo sería recordada por su pequeño tamaño, la cual adquiriría el apodo popular de lentejas (también se llamaban lentillas por su facilidad de perderlas si estas caían en el suelo). Hay que decir que este tipo de moneda no tuvo demasiada aceptación debido a su escaso diámetro y la dificultad que entrañaba el cogerlas sobretodo de la gente mayor, además que la moneda de peseta perdía cada vez más valor real.

Finalmente la peseta desaparece siendo sustituida por el Euro en el año 2002 como consecuencia de la participación de España en la Unión Monetaria Europea. La sustitución de una moneda por la otra vino precedida por un periodo de transición en el cual ambas circularon simultáneamente.












Más informaciónEsperamos su comentario
Si lo desea, gracias al siguiente formulario nos podrà enviar comentarios o su opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos
E-Mail
Escriba su comentario


Realizar seguimiento de este contenido
Active esta casilla si desea relaizar seguimiento de este contenido (nuevos comentarios o actualización del texto)