Rosaspage.com online desde 2001
Se encuentra en: Inicio > Miniaturas y maquetas > > Ferrari 250 GTO de Bburago

Ferrari 250 GTO de Bburago

Ferrari 250 GTO de Bburago

Para una persona amante de los Ferrari clásicos, escribir un artículo sobre el 250 GTO se convierte en un ejercicio de auto-limitación respecto a las muchas adulaciones hacia la marca y modelo en concreto, incluso si la protagonista de este texto es una maqueta como la que realizó Bburago a escala 1:18.

Sin duda alguna, explicar con palabras el porqué de una pasión es algo muy difícil de conseguir, tanto que incluso diría que es una tarea imposible. Es por esta razón que personalmente no puedo explicar el porqué de mi afición a los Ferrari fabricados por Bburago. Probablemente uno de los factores que alimenten está pasión es el hecho de que la casa Bburago se encuentra físicamente en la misma región que Ferrari. Probablemente otras marcas de miniaturas hayan reproducido mejor los Ferrari a escala 1:18, pero caramba, Bburago y Ferrari para mi eran dos temas casi inseparables hasta que la marca real rompió relaciones con la de miniaturas.

Pero bueno, espero que se me perdone esta divagación inicial y dejemos a un lado los intentos de justificar una afición como es el coleccionismo de miniaturas, comentando lo que de verdad interesa: la miniatura del Ferrari 250 GTO, una auténtica vaca sagrada si nos referimos tanto al modelo real como a la reproducción de Bburago realizada en su día a escala 1:18

De la misma manera que el modelo real, la miniatura posee a su alrededor un áurea, la cual provoca que difícilmente esta pase inadvertida en cualquier colección. Su extraordinaria estética y con una agresividad a la par con las prestaciones del vehículo real, el Ferrari 205 GTO reproducido por Bburago es una de aquellas piezas que si uno no lo tiene en la vitrina, no para hasta hallarla. Y es que razones para quererla hay muchas, entre las cuales la nostalgia hacia una marca Bburago difícilmente igualable.

Siendo más pragmáticos y analizando detenidamente este modelo, encontraremos pros y por supuesto también algunos contras, aunque considerando que se trata de una miniatura con algunos años a sus espaldas, realizado con unos cánones de fabricación y calidad algo diferentes a los actuales, la maqueta del Ferrari 250 GTO de Bburago puede considerarse como muy buena.

Volante y tablero de instrumentosLa carrocería está realmente bien realizada, sin hallar defectos graves ni rebabas de consideración, encajando todas las piezas correctamente, sobretodo capós y puertas. No obstante, las aperturas situadas encima del capó delantero en vez de ser transparentes como el modelo original, forman parte de la misma pieza que oculta el motor. Agregar a lo comentado que la miniatura tiene practicables ambos capós (anterior y posterior) y puertas laterales para acceder al habitáculo, partes que se ajustan muy correctamente.

Si accedemos al interior, observaremos que es muy austero, tal y como era en el modelo original. Su volante de tres radios está bien realizado, aunque está realizado en plástico negro cuando los GTO reales incorporaban este elemento con el arco en madera. Un punto a favor son los diversos conmutadores y palancas distribuidas por el salpicadero, las cuales son piezas cromadas no integradas en el molde de esta parte del vehículo. Por el contrario, los pedales del gas, freno y embrague se hallan literalmente fundidos con la pieza del habitáculo. A este hecho hay que sumarle la ausencia del limpia-parabrisas delantero (este detalle atribuible a casi toda la producción Bburago a escala 1:18 de la época), pues afea, o mejor dicho, dan a una excelente miniatura cierto aspecto de juguete.

Y ahora vamos a lo que probablemente sea uno de los puntos fuertes de esta miniatura; las ruedas y más concretamente sus bonitas llantas cromadas de radios, por supuesto a imagen y semejanza del modelo real. Aunque todas cuatro del mismo tamaño y anchura, las ruedas son especialmente llamativas por sus radios cromados y la tuerca que hace de "botón", todo ello con un estilo racing característico de los años sesenta.

Rueda y llanta de radiosEn cuanto a la decoración concreta del modelo fotografiado, personalmente desconozco si algún día corrió algún Ferrari 250 GTO con las mismas decoraciones que las reproducidas en este modelo, a la vez que me tiene totalmente intrigado el porqué su matrícula reza "PROVA MO 26". Según algunas pequeñas investigaciones, ni la decoración ni tampoco la matrícula corresponden a un GTO real. Así pues, todo parece indicar que esta parte es invención del diseñador de turno de Bburago.

Bburago fabricó el Ferrari 250 GTO en dos escalas, la 1:18 y la 1:24. A escala 1:18, aparte de la maqueta básica sin decoraciones aparecida en la serie Diamonds (3011), en la serie Kit Diamonds encontramos algunos GTO, entre los que destacan el Nurburgring (7011) o Tour de France (también 7011), este último con la carrocería pintada en gris plata.

En la escala 1:24 el Ferrari 250 GTO se podía encontrar en la colección Bijoux en color rojo (1510) o en su versión kit (5510), la cual apareció en un curioso color azul. Otra variación de color, en este caso el verde, es el 250 GTO aparecido en la serie Vip (0510).

Esta miniatura se encuentra actualmente descatalogada y desapareció del catálogo de Bburago cuando Ferrari le retiró la licencia de fabricación, desapareciendo de la noche a la mañana todas las referencias Ferrari de hasta entonces estuvo fabricando Bburago casi desde el inicio de la escala 1:18 y tan veteranas en el catálogo como el precioso Ferrari 250 GTO.



El modelo real

Un bello Ferrari de los sesenta

Y bueno, una de las excusas de hablar de miniaturas es que da pie a conocer detalles del modelo real. En este caso y por méritos propios, el Ferrari 250 GTO es uno de los mejores vehículos deportivos que han rodado por carreteras y calles.

Debido a un cambio en la reglamentación de competición de prototipos, categoría en la cual Ferrari se había especializado, la marca Italiana decidió entrar de lleno en otra categoría, la GT, aunque para ello era requisito imprescindible fabricar un mínimo de 100 unidades idénticas a las que compiten y ser matriculadas, es decir, homologadas.

Sin duda, estos requisitos eran muy estrictos y el astuto Enzo Ferrari, al comprobar que fabricar 100 unidades idénticas a las que competirían resultaba muy caro, tuvo una genial idea: Tomar como punto de partida el Ferrari 250 GT Berlinetta y realizar una evolución de este, lo cual permitió que con tan solo 36 unidades del GTO completar el número requerido por la federación, haciendo ambos modelos como uno solo, o lo que es lo mismo, el GTO como simple versión del GT. Sin duda el genial constructor volvió a demostrar que tenia amplia experiencia, circulando por el peligroso margen de las normas como si del pasillo de su casa se tratara.

La silueta mágica del 250 GTO se la debemos a Pininfarina, uno de los prestidigitadores favoritos de Ferrari, quien creó una carrocería muy sugerente aprovechando las bondades del bastidor tubular y la posición extremadamente retrasada del motor. Aunque eso sí, no todas las ideas fueron originales de este diseñador, pues sobretodo en la parte truncada trasera aprovechó las soluciones técnicas que Zagato, otro de los grandes magos de la época, aplicó a su diseño para el Alfa Romeo Giulietta SZ

El motor delantero estaba situado en una posición atrasada para mantener el centro de gravedad del vehículo lo más óptimo posible, siendo las tres aperturas frontales en forma de media luna y las branquias laterales (elementos que dan fuerte personalidad al diseño en general) aperturas por las cuales podía respirar el motor y expulsar el aire caliente que a la vez generaba.

Las prestaciones eran francamente brutales para la época, pues los 300 caballos de potencia, catapultaban los 1.000 Kg. en vació del coche a más de 280 kilómetros por hora, con una aceleración en salida parada de 14,4 segundos en 400 metros. El motor, una de las joyas de la corona de Ferrari, un V12 a 60º de 3 litros, consumiendo todo el conjunto 37 libros cada 100 kilómetros recorridos.

En cuanto al rendimiento del vehículo en competición, francamente cumplió todas las expectativas que Ferrari puso en él, pues en la temporada 62 ganó todas las carreras GT en las cuales participó a excepción de una, la cual obtuvo la victoria un Ferrari 250 GT SWB. En la temporada siguiente Ferrari volvió a arrasar a pesar de que sus rivales Jaguar y Aston Martin le presentaron fuerte batalla, a los que se vino a estrenar otro nuevo mito, el Cobra. En 1964 se realizaron retoques en el GTO aunque debido a que la FIA realizó cambios que interesaron a Ferrari a la hora de competir en prototipos, la marca italiana descuidó los GT, aunque esto no evitó que el 250 GTO volviera a ganar el campeonato por tercer año consecutivo.

El Ferrari 250 GTO se construyó durante el periodo que va de 1962 a 1964, con 36 unidades producidas. Otras fuentes cifran esta producción en 39 joyas rojas, pero sea cual sea la cifra real, ciertamente es un número extraordinariamente reducido, propiciando que actualmente este Ferrari tenga un precio al cual solo unos pocos afortunados pueden llegar. Según los expertos, el precio "normal" de una unidad del 250 GTO es de aproximadamente 26 millones de dólares, aunque no hace mucho tiempo un coleccionista británico pagó la friolera de 38 millones de dólares por una de estas preciosas bestias rojas, que traducido a las antiguas pesetas, viene a ser unos 6.322 millones (si la calculadora no se me ha escacharrado), es decir, lo que todos nos gastamos en un café cada mañana...







Ya en nuestra tienda online

Bburago, su etapa clásica. Libro editado por Rosaspage

Bburago, su etapa clásica
Libro editado por Rosaspage


A la venta el libro "Bburago, su etapa clásica", el cual está dedicado a dicha conocida compañía italiana. En él se relata la historia de la esta fabricante de miniaturas die-cast a escala 1:18, 1:24 y 1:43 desde su nacimiento en el año 1976 hasta su compra por parte del grupo May Cheong en el 2006.

Además de datos curiosos, anécdotas, evolución de las miniaturas y un amplio repaso por las distintas colecciones que fabricó Bburago, en el libro también se incluye la historia de Mebetoys y Martoys, ambas compañías antecesoras directas de Bburago y gestionadas por la propia familia Besana.

Este libro escrito por Xavier Arumí Salavedra está publicado por Rosaspage.com dentro de la colección "Biblioteca Rosaspage" e impreso en blanco y negro aunque con las cubiertas a todo color. Tiene una extensión de 126 páginas a un formato de 15x21 centímetros (tamaño cuartilla o DIN A5) y encuadernado en tapa blanda.

Precio: 14 euros


Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información

Comentarios realizadosComentarios recibidos


Jose Yaffe: Me a servido de mucho este artículo, dado que adquirí una Ferrari 250 GTO-1962 (made in Italy) Bburago sin la caja con placas MO 77434 (algo deterioradas). Dichas palcas corresponden al modelo conducido por J. Surtees en el Tourist Trophy de 1962, pero el modelo de Bburago no tiene nada que ver con el original y es idéntico a las fotos del artículo sin decoraciones (banda transversal y números puertas y capot delantero)

Desde Argentina mis saludos y gracias por vuestra nota.


Rosaspage.com: Gracias a ti por el comentario, el cual es realmente acertado y demuestra una vez más que para sus decoraciones Bburago no se basaba en modelos reales (en la mayoría de casos), por lo que placas de matricula y demás decoraciones no tienen porque existir en la realidad o coincidir con el modelo reproducido.

Agradecemos también de que este artículo te haya sido de ayuda, agregando que buscando información sobre tu miniatura, comentar que corresponde a la referencia 3011 de la serie Diamonds (que luego se renombraría como Excel). Este dato está extraído de un catálogo pequeño de 1991 y de uno general del año 1997, ya con esta miniatura dentro de la serie Excel aunque sin cambios en la numeración de la referencia.

Saludos a todos los argentinos/as que nos leen (que sabemos que son muchos).


Juan Pedro Menárguez Muñoz: Como complemento al 250 GTO del 62 a escala 1/24, la casa Jouef Evolution, sacó al mercado una maravilla a esta escala, el Ferrari 250 GTO 1964, en un par de versiones, Prova y otra de competición. Para los más manitas, la marca Protar, también tenía un GTO en 1/24, en kit de montaje, bien con carrocería en plástico o carrocería metálica.

¿Buscando miniaturas BBURAGO a buen precio? Encuéntralas ahora en Ebay.¿Buscando miniaturas BBURAGO a buen precio? Encuéntralas ahora en Ebay.








Contactar con nosotrosEsperamos su comentario
Gracias a este formulario nos podrà enviar sus comentarios u opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos


E-Mail


Escriba aquí su comentario


Suscribirse a este listado Haga click en esta casilla si desea realizar un seguimiento de este contenido. Solo recibirá notificaciones cuando se añadan nuevos datos al texto principal o se produzcan comentarios relevantes.


Sección Hobby (Miniaturas)
Apartados que forman la sección "Hobby / Miniaturas" dedicada al mundo de las miniaturas die-cast y al modelismo en general; Historia de las compañías, análisis de productos, videos, fotografías, libros sobre este tema, listados de referencias y mucho más.


Subseccion Historia de compañías y fabricantes
Subseccion Consultorio
Subseccion Listados de referencias
Subseccion Modelos die-cast




Política de privacidadAcerca de rosaspage.com
© www.rosaspage.com 2001-2016