Rosaspage.com online desde 2001
Se encuentra en: Inicio > Libros > > Inolvidable Reader´s Digest

Inolvidable Reader´s Digest

Los Wallace en la portada de Time

El 10 de diciembre de 1951 la revista "Time" dedicó la portada a Dewitt Wallace y su esposa Lila Bell Acheson. En su interior, un extenso artículo de ocho páginas relataba las claves del éxito del Readers Digest.


La creación de esta revista la debemos a Dewitt Wallace, hijo menor de un doctor de Estados Unidos. Sin duda alguna, el caso que nos ocupa es de aquellas típicas historias en que una persona sin un capital inicial acomodado logra amasar una extraordinaria fortuna, aunque ciertamente la de Dewitt Wallace es una historia apasionante.

En verano de 1911, a la edad de 21 años, un joven estudiante universitario dedicó por entero sus vacaciones a vender puerta a puerta mapas de la región de Oregón y aunque en su primer día vendió doce mapas, tuvo que caminar ni más ni menos que 40 kilómetros. Se trataba de un trabajo duro que según su familia no correspondía a un universitario hijo de doctor de posición acomodada, aunque en este aspecto, Wallace afortunadamente siempre se comportó diferente a lo que su teórica clase social le exigía.

Durante este primer empleo nuestro protagonista se dedicó a charlar con vendedores veteranos y así pudo, poco a poco, captar sus estrategias a la hora de vender productos a clientes. Un oficio de vendedor que a Wallace cada vez le entusiasmaba. Durante ese periodo, no era raro observar al joven Wally leyendo hasta el amanecer tomando notas de los libros para así retener ideas útiles para progresar en su oficio.

A medida que ampliaba sus círculos de conocidos y hablaba con ellos, el joven Wally se dio cuenta de que siempre podía aprender algo de alguien independientemente de su grado académico o cultural, encontrando un común denominador en todas estas personas que era ni más ni menos satisfacer su sed de conocimiento, una curiosidad que el mismo era el primero en tener.

Así pues, para Wally el mundo de los negocios no era simplemente una forma de hacer dinero, sino que lo más importante era que gracias al dinero se podía aprender y adquirir unos conocimientos que hasta entonces, a pesar de sus estudios, él comprobó que no tenía. A pesar de que la venta de mapas no era gran cosa económicamente hablando, en las cartas que escribía a sus padres siempre hacia hincapié en que lo más importante era su aprendizaje, comparando su experiencia como vendedor con los estudios universitarios.

Finalizado este periodo volvió a estudiar su segundo año en la universidad y finalizado este curso abandonó definitivamente sus estudios para conseguir un empleo de oficinista en la editorial Webb Publishing Co. donde se encargó de las encuestas sobre los libros de texto de agricultura que publicaba la empresa.

Sin duda trabajar en una editorial era para él algo semejante a una bendición y continuaba empleando las noches para leer y anotar cuidadosamente los resúmenes de los libros y periódicos que caían en sus manos, hasta que un día se percató de que los propios apuntes que realizó podían ser una excelente base para una publicación que tratase sobre cómo hacer buenos negocios.

Así pues, comentó la idea a los dueños de la empresa aunque cometió un "pequeño" error que precisamente le costaría su empleo en la editorial, pues como ejemplo de su publicación y con el ánimo de mejorar la empresa, presentó una lista de los errores que su jefe inmediato había cometido el año anterior. Sin duda Wally fue demasiado ingenuo a la vez que sincero. Pero no todo en esta experiencia le fue negativo, pues como parte del finiquito, su jefe le otorgó un crédito de 700 dólares para trabajos de impresión por si algún día su ya exempleado quería lanzar su propia publicación.

Wally se puso a trabajar febrilmente y al cabo de pocos meses acabó de escribir un folleto de 128 páginas en que daba consejos sobre como obtener el máximo rendimiento de la agricultura, incluyendo además una lista descriptiva de los boletines más útiles publicados por los departamentos estatales y federales de agricultura. Ofreció y sobretodo convenció a bancos y tiendas de semillas para que le ayudaran a distribuir este folleto gratuitamente y en pocos meses vendió 100.000 ejemplares, con cuyos ingresos pagó el crédito que Webb la había ofrecido. No obtuvo beneficios pero Wally aprendió la forma de distribuir una publicación, experiencia que le seria vital en el futuro.

No obstante, con la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial Wallace se alistó aunque al cabo de pocos meses y herido fue retornado a su país. Ese periodo sirvió para que nuestro protagonista diera vueltas a una nueva publicación que ayudasen a las personas a culturizarse y estar informadas de todo lo que sucedía a su alrededor. En 1920 nuestro protagonista presentó a varias editoriales una muestra de su revista la cual contenía artículos condensados extraídos de otras publicaciones. Como acostumbra a pasar con casos similares, ninguna empresa a la que Wallace les presentó el proyecto lo aceptó.

Es así como no le quedó otro remedio que junto a su esposa Lila Bell Acheson publicar el primer número del Readers Digest desde su propio hogar. Esto sucedió en 1922 y se imprimieron un total de 5.000 ejemplares que fueron vendidas a 1.500 subscriptores a un precio de 25 centavos de dólar. Hay que comentar que los subscriptores de este primer número habían financiado con su suscripción el primer número de la revista gracias al tesón y sobretodo dotes de vendedor de su director.

Durante esos primeros años el Readers Digest fue un claro ejemplo de empresa tirada hacia delante gracias al trabajo directo de sus promotores más directos, pues a pesar de que Lila mantenía su anterior empleo, en las horas libres trabajaba lo que podía para la revista mientras su marido se desplazaba a la biblioteca de su localidad para leer revistas, libros y periódicos, resumirlos y volver a rescribir a mano lo verdaderamente importante de cada artículo publicado. Como un alquimista, Wally intentaba hallar la esencia de todo tema tratado. Así pues, y como siempre fue reconocido, los dos miembros del matrimonio por igual trabajaron duro para tirar adelante una revista que ya empezaba a prometer.

En 1922 se mudaron de casa y por 25 dólares mensuales alquilaron un apartamento con garaje donde trabajaban para la una Readers Digest que a finales de año ya contaba con 7.000 subscriptores. Al cabo de poco tiempo, el apartamento se hizo pequeño y necesitaban más espacio para trabajar, así que por 10 dólares más al mes alquilaron la caballeriza adyacente al su apartamento e instalaron máquinas de escribir, copiadoras, etc... contratando ayudantes a sus propios vecinos.

Pero uno de los grandes secretos del éxito del Readers Digest eran las cartas y correspondencia que el mismo Wally enviaba ya sea para hacer nuevos subscriptores como a sus lectores. De esta forma, era el propio director de la revista quien se dirigía al lector ya sea mediante correspondencia privada como a través de artículos de la revista, algo completamente distinto al típico director de periódico que para sus lectores parecía casi inalcanzable o a un escritor famoso que se le habían subido los humos a la cabeza.

La revista prosperó y ya en 1935 se alcanzó el millón de ejemplares vendidos mensualmente. En 1938 se publicó la primera edición internacional en el Reino Unido y durante la Segunda Guerra Mundial se publicó por primera vez en Argentina con un idioma diferente al Ingles, recibiendo su edición en español el nombre de "Selecciones del Readers Digest". Finalizado el último gran conflicto bélico mundial, la revista se extendió a lo largo y ancho del planeta, editándose en Europa, Oceanía y Asia.

Wally falleció el 30 de marzo de 1981 a la edad de 91 años y su esposa Lila solo vivió tres años más, desapareciendo cuando ella tenia 94 años de edad. Aunque no dejaron herederos, la revista continuó adelante como empresa pública a principios de la década de los noventa.







Ya en nuestra tienda online

Selecciones Readers Digest (años 70). Lote de 23 ejemplares

Selecciones Readers Digest (años 70)
Lote de 23 ejemplares


A la venta un completo lote con 23 ejemplares de la revista Selecciones del Readers Digest publicadas entre los años 1971 y 1980.

En concreto, los números ofertados de este lote son los correspondientes a los meses siguientes:

- Año 1971: Marzo y abril

- Año 1973: Mayo

- Año 1974: Mayo, junio y julio

- Año 1975: Mayo, junio, agosto, septiembre y octubre

- Año 1976: Marzo, abril, mayo, junio, julio y noviembre

- Año 1977: Enero

- Año 1978: Mayo, junio y agosto

- Año 1979: Diciembre

- Año 1980: Enero


El estado de todas estas revistas es usado aunque sin roturas significativas así como tampoco páginas sueltas o despegadas del lomo.

Asimismo si desea una o varias revistas de este lote, tambien pueden adquirirse por separado.

Por último añadir que si usted busca o está interesado en adquirir revistas Selecciones del Reader´s Digest de otros años, le invitamos a consultar los siguientes anuncios:

- Ejemplares Selecciones Reader´s Digest (años 90)

- Ejemplares Selecciones Reader´s Digest (años 2000)

Precio lote: 28.75 euros
Precio: 1.25 euros



Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información

Comentarios realizadosComentarios recibidos


Raul Alfonso Del Moral: Siempre me habia preguntado como es que se inicio la revista, tiene un formato igual desde hace mucho tiempo vi una de 1950 y es similar a la de 2008, Dewitt Wallace y su esposa Lila Bell Acheson seguro seleccionaban muchos de los articulos, los cuentos de navidad, me gustan mucho, el higado, los riñones etc. de Juan, la risa remedio infalible, humorismo militar, mi personaje inolvidable, las bigrafias de artistas, cientificos, captura la atencion de uno en mi comentario seria un gracias por regalarnos Selecciones del Readers Digest.

¿Buscando revistas SELECCIONES a buen precio? Encuéntralas ahora en Ebay.¿Buscando revistas SELECCIONES a buen precio? Encuéntralas ahora en Ebay.





Rosaspage.com: Déjeme comentar apreciado Raul que en un mundo tan dinámico como el actual y en que las cosas parecen ir tan deprisa, es de agradecer que revistas como Selecciones se haya mantenido con un formato y un estilo parecido al de sus primeros años. Esto demuestra que la revista es muy sólida y se encuentra por encima de las modas pasajeras. Al escribir este artículo sobre Selecciones no tuve más remedio que admirar la personalidad del señor Wallace y el excelente trabajo que desarrollo.


Viviana Ramirez: Es algo impresionante lo que puede hacer la perseverancia.cualidad que wallace supo aprovechar muy bien.soy admiradora de la revista desde que era una niña y mi padre la coleccionaba.hoy tengo 56 años y mi padre ya esta en otro plano, pero continúo deleitandome con esta revista todos los meses.gracias a dios a pesar de haber desaparecido wallace y su esposa lila, la revista continuó.felicitaciones y ojala nunca dejemos de disfrutarla.


Guillermo Rodriguez: Lei selecciones, cuando tenia 12 años. eso hace 29 años.y desde entonces mi habito por la lectura no ha disminuido.y desde ese momento he leido muchos libros. pero selecciones, es la parte mas enriquecedora, de todo este tiempo.y gracias a sus fundadores y predecesores, seguimos disfrutando de la mejor revista. felicidades por continuar en esta memorable labor.


Gustavo Barahona: cuando era un chico de 8 años,nos íbamos a la escuela con mis hermanas y mis padres se dirigían a sus trabajos, cuando llegábamos de la escuela hacíamos nuestros deberes escolares y de la casa,y al finalizar; ya que nuestra casa era muy pequeña y no tenia un patio para jugar y ademas estaba claro que no podíamos salir de casa si no teníamos permiso de nuestros padres. Mis hermanas se ponían a jugar, y yo tenia que invertir mi tiempo escuchando música en un pequeño radio color naranja que teníamos.un día decidí buscar algo diferente que hacer y empece algunas "cosas", en unas cajas que tenia mi padre... tenia varias cajas llenas de revistas de selecciones del readers digest, de mas esta decir que todos los dias me iba a "ese lugar "a leer las revistas... eso fue en 1968 y todavía lo sigo haciendo.

Un millon de gracias por todas las emociones que nos han provocado a través de todo este tiempo.


Hector Mauricio Muñoz Diaz: ¿Qué son las S. del R. D. para mí? Son...1962 hasta hoy vanguardista por todos los tiempos. Son muy informativas y didácticas. Excelentes.

¿Buscando revistas SELECCIONES a buen precio? Encuéntralas ahora en Ebay.¿Buscando revistas SELECCIONES a buen precio? Encuéntralas ahora en Ebay.








Contactar con nosotrosEsperamos su comentario
Gracias a este formulario nos podrà enviar sus comentarios u opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos


E-Mail


Escriba aquí su comentario


Suscribirse a este listado Haga click en esta casilla si desea realizar un seguimiento de este contenido. Solo recibirá notificaciones cuando se añadan nuevos datos al texto principal o se produzcan comentarios relevantes.


Sección de libros
Apartados que forman la sección de libros y en las que podrá encontrar artículos, biografías, bibliografías de autores/a o adquirir libros nuevos y usados.

Subseccion Resúmenes de libros
Subseccion Reseñas y opiniones acerca de libros
Subseccion Biografías de autores y autoras
Subseccion Artículos variados sobre libros
Subseccion Consultorio
Subseccion Bibliografías
Subseccion Listados
Subseccion Comprar libros en nuestra tienda online
Subseccion Comprar libros juveniles en nuestra tienda online




Política de privacidadAcerca de rosaspage.com
© www.rosaspage.com 2001-2016