Rosaspage.com online desde 2001
Se encuentra en: Inicio > Cajón de sastre > > ¿Que ocultan los cuentos infantiles?

¿Que ocultan los cuentos infantiles?

Cuentos infantilesLos cuentos infantiles son narraciones fantásticas algunas de las cuales su origen se pierde en la noche de los tiempos. Su función principal, aparte de entretener consiste en ofrecer casos moralizadores, mostrando a los niños y niñas de forma clara y sencilla pautas de comportamiento.

Evidentemente nunca desmentiremos el carácter pedagógico de los cuentos tradicionales ni tampoco lo profundamente arraigados que se encuentran en la sociedad, aunque sí es cierto que en la inmensa mayoría de estas narraciones la lógica pierde casi toda su razón de ser. Es decir, en estas narraciones podemos encontrar desde animales que hablan y con características muy humanas hasta reinos impresionantes contenidos en bolas de cristal. En los cuentos todo es posible y la imaginación queda libre de las ataduras del mundo real.

Es por esta razón que analizando de forma pragmática y sobretodo con mucho humor estas narraciones, algunos cuentos se transforman en relatos casi de terror, con unos personajes que en el mundo real estarían en prisión, en un zoológico siendo estudiados por científicos o directamente en un sanatorio mental.

Dando por supuesto que los cuentos tradicionales que comentamos son ampliamente conocidos, no nos detendremos a contar el cuento, sino a analizar con un prisma de realidad las narraciones, observando casos tan curiosos como los siguientes:



Caso 1: Caperucita Roja

El caso de Caperucita Roja, más que delictivo podría definirse como un claro ejemplo de negligencia por parte de la madre de la protagonista.

Aun a sabiendas de que en el bosque rondaba un peligroso lobo, la madre de Caperucita obligó a la niña a llevar una cesta de comida a la abuelita, la cual vivía en el otro extremo del bosque. Para dar más emoción a la cosa, en vez de darle un traje de camuflaje para que la chiquilla pasase inadvertida entre el follaje, permite que esta lleve consigo su característica caperuza roja, visible a varios kilómetros de distancia incluso de noche.

Para colmo de la despreocupación, en la cesta que debía llevar Caperucita Roja solo había comida para la abuelita y ni siquiera un teléfono móvil que le permitiese avisar a las autoridades pertinentes en caso de ser atacada por lobos y/o bichería por el estilo. Posiblemente el lector/a perspicaz comentará que en aquella época no existían los teléfonos móviles, aunque espero que coincida con nosotros que tan fantasioso en el cuento es un teléfono móvil como un lobo que habla ¿no?

Justo Caperucita poner el primer pie en el bosque se desencadena la tragedia, pues es increpada por el lobo. Al observar las respuestas evasivas de la chiquilla y consciente que de haberla atacado se habría terminado el cuento demasiado pronto, traza un plan para hacerse con la cesta.

Así pues, disimuladamente se dirige a la casa de la abuelita y por las malas entra en el domicilio, cometiendo el delito de allanamiento de morada. Por cierto, en este punto la historia tiene un pequeño agujero negro, pues algunas fuentes informan que el lobo directamente se come a la abuela y otras que simplemente la encierra en el armario.

Todos sabemos lo que sucede después, por lo que seguir a partir de aquí ya no tiene demasiad utilidad para hablar de la negligencia materna que está a punto de causar un desastre en letras mayúsculas.



Caso 2: El patito feo

Atención: En este texto se desvela el final del cuento. Si usted no conoce el final del mismo, no lea este apartado. Gracias.

En algunos cuentos, la figura de la madre es como para que la estudien los psicólogos, pues en el caso de "El patito feo", la señora pata o bien necesitaba una gafas gruesas o directamente era urgente su internamiento en un recinto vigilado.

... si a la señora pata le hubieran puesto un melón en su nido lo hubiera empollado igualmente.
En la historia que comentamos nos encontramos con una pata (señora del pato) empollando felizmente sus huevos aun notando que uno de ellos es mucho más grande que los otros. A pesar de esto, la madre pata, fiel a sus instintos maternales sigue empollándolos tan ricamente. No desvelaremos nada si decimos que uno de estos huevos pertenecía a una señora cisne que por causas de la vida dejó el huevo ahí como quien se descuida el bolso. Tememos que si a la señora pata le hubieran puesto un melón o un balón de fútbol en su nido, lo hubiera empollado igualmente, por lo que hay que premiar a dicha señora sus grandes dotes de observación.

Algún tiempo después nacen los polluelos con gran algarabía por parte de los habitantes de la granja, aunque pronto descubren que uno de ellos (curiosamente el del huevo más grande) es un patito alto, feote y más desgarbado que los otros. Llegados a este punto felicitamos a la señora Pata, pues por fin se dio cuenta de que algo raro pasaba.

Aunque en vez de preguntarse que puñetas pasó y aceptar el patito feo como los otros, la pata aparta a ese polluelo del resto y lo deja desprotegido. Es más, la señora pata se muere de vergüenza cada vez que sale a pasear con sus patitos, pues el pobre chaval evidentemente le llama mamá y persigue la camada como un componente más. Sin duda este es un caso extremo de marginación, demostrando que la señora Pata aparte de cegata era bastante despiadada.

Así pues que nadie se extrañe que el patito feo se convirtiera en un rebelde con causa y decidiera huir a todo gas de su hogar para buscarse la vida él solo. Como es de suponer, los primeros tiempos de vivir solitariamente fueron bastante duros con él, pues lo primero que encontró fue una anciana que lo intentó coger por el pescuezo para echarlo a la cazuela. Se vio hambriento e incluso perseguido por cazadores que le disparaban sin cesar. Eligió un mal momento para abandonar su familia, pues reencontraba en plena temporada de caza.

Con el tiempo y la experiencia adquirida descubrió pertenecer a una casta superior a la del pato casero y fue acogido por sus semejantes. No sabemos si el patito feo (ahora hermoso cisne) tuvo intenciones de sobrevolar la granja donde nació, bombardeando con cocos su antigua familia como venganza.



Caso 3: Pinocho

Pinocho (más concretamente Gepetto) fue un caso muy claro de hasta donde puede llegar un hombre solo y aburrido sin nada que hacer.

Solterón empedernido, el buenazo de Gepetto un día se dio cuenta que al no poder ver la televisión en el sofá junto a su esposa después de cenar (aparte de no tener esposa tampoco se había inventado la televisión) y para entretenerse con algo dedicó sus ratos libres a tallar madera, una afición nada extraña y que inicialmente no indica ningún desequilibrio mental.

Suponemos que fruto de una cena demasiado pesada o de abusar del vino en ella, un día se le metió entre ceja y ceja que deseaba tener un retoño. En vez de adoptar una criatura o bien buscarse la vida para engendrar un sucesor o sucesora por estos mundos, nuestro amigo tomo un camino francamente difícil, y era esperar que un muñeco de madera cobrase vida por si solo, lo cual inicialmente indica dos cosas: Primero la paciencia que podía llegar a tener este buen hombre y segundo que de pequeño nadie le contó lo de las flores y las abejitas.

Probablemente el hombre hubiera estudiado otras posibilidades si por casualidad no hubiera pasado por allí una hada sin demasiado trabajo y encima algo guasona que dio vida al muñeco, el cual se empezó a mover por si solo, hablar y alargarse ciertas partes de su cuerpo. No desvelaremos que sucede a partir de entonces, pues nuestro interés era solamente ofrecer un perfil del "padre" de Pinocho.



Caso 4: Blancanieves y los siete enanitos

Sin duda alguna Blancanieves es un caso de sobreexplotación, el cual francamente ignoramos como no fue denunciado a las autoridades locales.

Por problemas personales Blancanives se ve con la necesidad de abandonar su hogar, ocultándose en lo más profundo del bosque y refugiándose en una modesta casita habitada por siete enanitos, los cuales se ganaban la vida talando árboles en el bosque.

Si nos detenemos en este punto, lo primero que nos preguntaremos es que tipo de empresa debían tener estos enanitos (sociedad anónima, limitada o cooperativa), a su vez si están unidos por vínculos familiares. Debemos confesar que esta reflexión no viene al caso ni es de relevante importancia para la trama de la historia.

Así pues, un buen día y regresando de su jornada laboral, este grupo de leñadores miniaturizados se encuentran que la casa en la que habitan ha sido ocupada por una chica llamada Bancanieves. Después de discutirlo en asamblea, estos personajes (muy espavilados ellos), ven la ocasión de su vida y aceptan la nueva inquilina a cambio de que esta les ponga un plato en la mesa al regresar del trabajo y mantenga la casa en orden. Al no comentarse que tipo de contrato ofrecieron a la chica, nos tememos que se trate de un caso de economía sumergida.

En ningún momento el cuento nos comenta que ayudasen a la chica a lavar los platos ni a nada, sino que se limitaban a llegar del trabajo (y encima iban y venían cantando, por lo cual muy duro tampoco debía ser).

Sin duda alguna este cuento nos ofrece un claro ejemplo de explotación. Es por esto que no nos extraña que estos siete elementos llorasen cuando vino el príncipe y se llevó la chica, pues se quedaron sin una eficiente sirvienta.



Caso 5: Pedro y el lobo

Todos y todas estaremos de acuerdo en que a fuerza de decir mentiras, al final cuando se dice una verdad no se la cree nadie. Esto es lo que pasó a Pedro y el Lobo, que al final nadie se creyó al pastorcillo (el cual tenía fama de mentiroso) cuando el lobo atacaba a su rebaño de ovejas.

No obstante, al conocer la historia de Pedro, nos surge una pregunta que es la siguiente: ¡Podía haber sido una estrategia del lobo hacer quedar al pastorcillo como mentiroso compulsivo?

Según revisiones recientes e investigaciones modernas del caso, surge una teoría que considera que con el objetivo de hartarse de ovejas, el lobo trazó desde el principio del cuento un plan sencillo pero magistral, el cual consistía en confundir al chiquillo para que asustado avisase a los otros de la presencia de la fiera, ocultándose rápidamente a la llegada de refuerzos.

De esta forma, a fuerza de utilizar el mismo truco y una y otra vez, llegaría el día en que nadie haría caso al pobre chaval y entonces el lobo tendría vía libre para coger ovejas como quien pilla un paquete de galletas en el supermercado. Sin duda alguna, el lobo resultó ser un estratega extraordinario y profundo conocedor de la psicología humana.

¿Buscando libros de Enid Blyton a buen precio? Encuéntralos ahora en Ebay.¿Buscando libros de Enid Blyton a buen precio? Encuéntralos ahora en Ebay.







Ya en nuestra tienda online

Walt Disney presenta (Club Internacional del Libro). Lote 3 ejemplares

Walt Disney presenta (Club Internacional del Libro)
Lote 3 ejemplares


A la venta un lote formado por tres libros de cuentos de la colección “Walt Disney Presenta”.

Cada tomo relata en formato de cuento una película Disney que a su vez está basada en un cuento clásico infantil.

En concreto los ejemplares ofertados son:

- Robin Hood y la Flecha Dorada.
- Mickey, el aprendiz de brujo.
- La Bella Durmiente.


Todos ellos fueron editados a todo color con ilustraciones a gran formato y ocupando de una a dos páginas. A su vez tanto su temática como su sencillo texto los hacen ideales a modo de primeras lecturas.

Estos libros fueron publicados entre los años 1985 y 1986 por S.A. de Promoción y Ediciones - Club Internacional del Libro con licencia de la propia Walt Disney Productions.

Cada tomo tiene unas cuarenta y cuatro páginas encuadernadas en tapa dura y con un formato de dieciséis por veintitrés centímetros.

Finalmente comentar que si se desea uno o diversos libros de este lote tambien pueden adquirirse por separado.

Precio lote: 10.5 euros
Precio: 3.50 euros



Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información





Contactar con nosotrosEsperamos su comentario
Gracias a este formulario nos podrà enviar sus comentarios u opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos


E-Mail


Escriba aquí su comentario


Suscribirse a este listado Haga click en esta casilla si desea realizar un seguimiento de este contenido. Solo recibirá notificaciones cuando se añadan nuevos datos al texto principal o se produzcan comentarios relevantes.


Sección Cajon de Sastre (contenidos variados)
Apartados que forman la sección "Cajón de Sastre" en el cual aparecen los contenidos más variados de esta web; Artículos sobre retroinformática, coches clásicos, la televisión de antaño, nuestro monográfico sobre el grupo Parchís, listados y un consultorio.


Subseccion Artículos variados
Subseccion Artículos sobre coches
Subseccion Biografías variadas
Subseccion Coleccionismo de monedas (numismática)
Subseccion Listados variados
Subseccion Monográfico sobre Parchis
Subseccion La televisión de antaño
Subseccion Informática y retroinformática
Subseccion Consultorio
Subseccion Listado artículos Selecciones del Readers Digest




Política de privacidadAcerca de rosaspage.com
© www.rosaspage.com 2001-2016