Rosaspage.com online desde 2001
Se encuentra en: Inicio > Temas variados > > Cómo evitar ser espiado en Internet

Cómo evitar ser espiado en Internet

Cómo evitar ser espiado en InternetDesafortunadamente cada día nos enteramos de nuevos casos de espionaje a través de Internet así como de operaciones orquestadas por gobiernos o grandes empresas que acceden a más datos de los que deberían. Ello hace que consideremos que navegar por Internet sea cada vez menos seguro.

Con acciones llevadas a cabo por espías así como por software adecuado, ello les permite conocer muy bien las vulnerabilidades de las personas corrientes, utilizando cada vez métodos más sofisticados y averiguando con mayor efectividad nuestros movimientos a través de la red. Hay quien acertadamente ha comparado nuestra sociedad con la de 1984, el conocido libro escrito en los años cuarenta por el británico George Orwell.

A su vez se incrementa el volumen de datos de pululan por Internet gracias al trabajo de buscadores como Google, empresas como Amazon y Ebay así como redes sociales como por ejemplo Facebook o Twitter, todas ellas especializadas en recolectar y analizar datos y patrones de conducta de sus usuarios. Estas compañías nos aseguran unos buenos servicios gratuitos, aunque rebuscando un poco descubrimos la "trampa" de este comportamiento altruista.

Y lo peor del caso es que todas estas entidades se aprovechan de la inocencia de millones de personas que diariamente insertan datos íntimos para crear una completa base de datos, permitiéndoles ello confeccionar un acertado perfil sobre nuestros gustos, aficiones, relaciones de amistad y de familia que tenemos con otros usuarios… Todo ello en aras de mejorar los sistemas publicitarios para hacerlos más personalizados a cada usuario y asegurar la efectividad de los mismos.

¡Pero cuidado! Además de estos espías profesionales que trabajan para grandes corporaciones también debemos tener cuidado con los espías "amateur"; delincuentes de poca monta que buscan datos bancarios, compañeros/as de trabajo cotillas e incluso su pareja afectada por un ataque de celos pueden convertirse en el ojo que vigila sus movimientos, provocando que cualquier dato indiscreto que hayamos dejado en la red se transforme en un serio quebradero de cabeza.

El objetivo del presente artículo es explicar sencillas acciones (o tips) que usted puede realizar fácilmente para preservar su intimidad a través de la red y que actúan como primer cortafuegos de su seguridad. No tenga miedo a navegar por Internet, pero hágalo seguro.

Como observará, las siguientes son acciones en las que predomina el sentido común, no necesitándose para ellas conocimientos avanzados de informática para llevarlas a cabo. A su vez ninguna de estas medidas exige instalar programas en su ordenador. Estamos completamente seguros que estas breves recomendaciones serán de su interés y utilidad.



Regla de oro: Evite insertar datos confidenciales

Sin duda alguna este es el mejor consejo a la hora de evitar que alguien acceda a datos que usted no desea dar a conocer. ¡Piense, lo que usted no inserte en Internet no podrá ser usado en su contra!

Aunque usted solo comparta información con un reducido número de personas (ya sea a través de redes sociales u otros sistemas), seguro que todos sabemos que cierta gente peca de indiscreción y en cierto momento determinado puede reenviar ese contenido (o parte) hacia otros lugares. A partir de ahí esos datos ya han escapado de su control, pudiéndose expandir esa información confidencial a través de toda la red… ¡En escasos minutos!

Evite también por todos los medios insertar cualquier información comprometedora aunque sea de forma privada a través de e-mail. No se sabe nunca si su ofertador de servicios e-mail tiene algún agujero de seguridad a través del cual pueden penetrar elementos indeseables ávidos de información confidencial.



Atención a los formularios

A la hora de registrarse en ciertas webs (o bien darse de alta como usuario para beneficiarse de un servicio o comprar un producto), en diversas ocasiones el site le solicitará más datos de los que realmente necesita para realizar correctamente su tarea.

Datos como estado civil, puesto de trabajo o gustos personales no son necesarios para adquirir la gran mayoría de productos o servicios. Normalmente estos datos "extra" se destacan en los formularios como campos opcionales, siendo usted libre de rellenarlos o no.

Si usted desea preservar sus datos al máximo evite insertar información en estos campos opcionales y rellene solamente la información obligatoria. El sistema ya le indicará en cada momento cuales campos son imprescindibles y cuales son opcionales.

De nuevo recordarle que no tenga miedo a la hora de rellenar formularios con los datos necesarios. Lógicamente si usted desea que le envíen un producto a su casa considere que necesitarán conocer su nombre así como su dirección postal e incluso una hora aproximada en que usted se encuentre en casa para recoger el paquete.



Borre regularmente las cookies y archivos temporales de su ordenador

Básicamente las "cookies" son archivos de texto que se guardan en la caché de su ordenador, concretamente en una carpeta especial donde se encuentran otros archivos temporales descargados durante su navegación por Internet.

Desde siempre estos archivos han generado psicosis entre los usuarios poco experimentados en términos informáticos, señalándolos de culpables de casi todos los males de Internet.

La función básica de estos archivos "cookie" es comunicar al navegador si usted ya ha visitado esa página en concreto o no. Ello hace que la web le "reconozca" (por ejemplo que le inserte un mensaje diciendo "¡Hola de nuevo!"), aunque de nuevo recordarle que estos datos solamente se encuentran en la caché de su ordenador. Asimismo cada cookie solo puede ser utilizada por la web que la ha generado.

En cuanto a los archivos temporales estos se descargan en su ordenador en el momento de acceder a una web a fin que, si usted vuelve a visitarla más tarde, no tenga que descargarse de nuevo esos archivos y en consecuencia el acceso se realice de forma más rápida.

Esta era una medida especialmente útil antes de la aparición de las conexiones ADSL, pues como recordara el acceso a Internet con esos módems lentos (sí, aquellos que hacían ese característico ruidillo al conectarse) en ocasiones se convertía en una auténtica odisea.

Dentro de las opciones de su navegador existe la posibilidad de borrar las cookies así como los archivos temporales, limitando incluso la aparición de estos archivos en su carpeta temporal.



Mantenga limpio y seguro su e-mail

¿Es usted de aquellas personas que guarda online todos los e-mails que recibe o envía, incluso aquel primero que inició su andadura en Internet? ¡Mal hecho!

Los datos que contienen no solamente son de usted sino también de otras personas que confidencialmente le ha confiado información. ¿Dejaría toda su correspondencia en la puerta de su casa con el peligro que cualquier vecino o transeúnte la pudiera leer?

Tal y como le hemos comentado anteriormente, su prestador de servicios e-mail puede verse afectado por un agujero de seguridad y convertirse en una puerta abierta para que entre algún indeseable y acceda a gran cantidad de datos privados; direcciones postales, números de cuentas bancarias, passwords de seguridad, números de pólizas de seguros...

Borre los e-mails y conversaciones que ya no tenga necesidad de guardar. Si lo considera necesario descárguelos y cópielos en un pendrive o un disco duro externo para tenerlos archivados pero sobretodo elimínelos de la red. Esto mismo es válido para conversaciones privadas en foros así como en redes sociales.

Servicios como Gmail le incita a no borrar e-mails aludiendo una gran cantidad de memoria disponible. No obstante, lo que de verdad sucede es que este servicio escanea automáticamente la información privada que envía y recibe para sugerirle publicidad.

Si usted habla a un amigo sobre comprar un coche o contratar un seguro de motocicleta, es probable que al cabo de poco tiempo observe un incremento de anuncios de aseguradoras en su ordenador. ¿Se trata de magia? No, simplemente que han detectado palabras clave relacionadas con este tema y le han insertado publicidad que posiblemente le interesará.



Cuidado con los passwords

Una medida muy eficaz y sencilla para evitar la entrada de personajes indeseables en nuestras cuentas es cambiar habitualmente el password que utilizamos para entrar. A su vez evite en todo lo posible utilizar un mismo código para entrar en varias webs a la vez.



Cierre siempre las sesiones

Después de utilizar los servicios en el área privada de una web (por ejemplo acceder a su e-mail), no se olvide pulsar el botón "Salir" o "Cerrar sesión". Si lo deja abierto, es posible que cualquier persona que posteriormente acceda a su ordenador pueda entrar en su área privada y averiguar cosas que no debiera.

Al pulsar "Salir" forzamos al navegador a que para entrar de nuevo se tenga que insertar el nombre de usuario y contraseña.



No se obsesione

Más que un consejo, este último tip es una pequeña recomendación para vivir feliz en Internet.

Háganos caso y no se obsesione concibiendo paranoias que probablemente no existen. Hay quien incluso afirma que Internet es una conjura extraterrestre para dominar las mentes humanas. ¿Cree todavía que debajo de su cama hay monstruos? Pues lo mismo…

A su vez no considere a las webs o servicios online como simples recolectores de datos, pues en la inmensa mayoría de casos están gestionadas por personas altamente responsables con los datos privados que les facilitan.

Es más, en todas las webs y buscadores existe la posibilidad que solicitarles que borren definitivamente sus datos. Solo es cuestión de contactar con ellos acerca del borrado de sus datos. En algunos casos necesitará grandes dosis de paciencia (sobretodo las webs de grandes corporaciones), pero tenga por seguro que es posible "desaparecer" de Internet.


Buscar tablets de oferta en Ebay¿Buscando tablets nuevas y de ocasión? Encuentra ofertas en Ebay.







Ya en nuestra tienda online

La depresión de Internet. Michael J. Mandel

La depresión de Internet
Michael J. Mandel


Conozca como surgen las crisis económicas, los factores que las causan y como afectan a todos los estratos de la sociedad.

Encarada especialmente hacia los negocios basados en Internet (las .com), este interesante libro de Michael J. Mandel aporta valiosas pistas para que el lector identifique las señales de alarma y como no, las mejores maneras de intentar subsistir en un ambiente económicamente depresivo, cuando las ayudas de corporaciones empresariales u organismos públicos hacia los nuevos proyectos brillan por su ausencia.

Este libro fue publicado por Pearson Educación, S.A. en el año 2000. Su estado es usado aunque en muy buenas condiciones, próximo a nuevo. Consta de casi 250 páginas con letra de fácil lectura, sin páginas rotas, manchadas o separadas del lomo.

Precio: 3 euros


Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información

Comentarios realizadosComentarios recibidos


Juan: Hola Xavier,

Qué oportuno tu artículo. A pesar de que me considero más o menos experto en este tema, nunca se me había ocurrido el tema de borrar los emails de la bandeja de entrada de gmail... por esa regla de tres, todo el tema de almacenamiento en "la nube"... ¿qué opinión te merece eso?

Cuando he leído esto: "partir de ahí esos datos ya han escapado de su control, pudiéndose expandir esa información confidencial a través de toda la red… ¡En escasos minutos!" me ha venido a la cabeza el sermón de Philip Seymour Hoffman en "La Duda", que es una película que me gustó bastante, y que te recomiendo que veas si aún no lo has hecho. Éste es el sermón: http://www.youtube.com/watch?v=5qfpMHJksYs

La idea es muy gráfica, y como lo cuenta dentro de una historia simple, seguro que te encanta, ya que a tí también te gustan los cuentos, las fábulas y las historias en general.

¡Un saludo!
Juan


Xavier: Muchas gracias Juan por tu comentario, el cual como siempre es completo e interesante.

Hará varios años escuché por la radio la discusión de un hombre con su esposa por una cuestión de celos. Hasta aquí nada nuevo, pues desafortunadamente hay muchas personas celosas que por la más mínima cosa arman una de buena.

Todo ello empezó cuando al buen hombre un día le llegó la publicidad de un chat erótico (y de pago) en su teléfono móvil. La mayoría de personas lo hubiéramos eliminado sin mas, no obstante, a él se le ocurrió responder. ¿Buena educación, aburrimiento o simplemente ganas de decir tonterías? Quien sabe lo que le inspiró a la "acción".

Como era de esperar, al cabo de poco tiempo lo saturaron con mensajes y llamadas que él, abrumado por la situación y con poca astucia a la hora de actuar (todo hay que decirlo) respondía puntualmente.

El problema llegó con la factura del teléfono, pues la esposa al ver un gasto importante le preguntó a su marido que era lo que sucedía. Él decidió darle largas, probablemente porque no descubriera su "affaire" virtual y solo para pasar el rato.

Intrigada por el asunto la señora fue un poco más allá y se le ocurrió mirar los mensajes del móvil de su marido, descubriendo incontables mensajes de este hablando con una supuesta señorita.

A partir de entonces el problema económico quedó en un segundo plano, derivándose la discusión en que él la estaba engañando con otra mujer, algo que tampoco era cierto. Sí, la señora también era algo inocentona en lo que refiere a estrategias para sonsacar dinero de los bolsillos a inocentones como su marido.

Ni las explicaciones del hombre ni tampoco la opinión del presentador del programa favorable a que todo fue un malentendido lograron convencer a la esposa, quien estaba convencida que su marido la engañaba con alguna pelandrusca (me encanta esta palabra :D)

En cuanto al tema de la seguridad en la "nube", en general tendemos a utilizar los servicios de empresas sin leernos antes la letra pequeña, pues si lo hiciéramos (y la comprendiésemos, que esta es otra historia), nos daríamos cuenta que algunos datos pueden ser utilizados para fines publicitarios. Es sabido que Facebook se convierte en titular de todas las fotografías que insertamos en la red social, algo que no parece molestar demasiado a millones de personas.

El problema no está en si estos datos nos pueden hacer o no comprometer. El problema radica en que una empresa privada (y por tanto sujeta a cambios en cualquier momento) utiliza material nuestro sin que nosotros sepamos exactamente su uso, creándose unos precedentes francamente preocupantes en lo que atañe a derechos de autor.

Finalmente comentar que me ha encantado el vídeo, pues es una metáfora excelente. Esto ha sucedido siempre, aunque ahora con Internet, que magnifica y sobretodo hace ir las noticias a velocidad de vértigo, debe irse con mayor cuidado. Internet no deja de ser un patio de escuela a lo bestia. :)

¿Buscando ordenadores a buen precio? Encuéntralos ahora en Ebay.¿Buscando ordenadores a buen precio? Encuéntralos ahora en Ebay.








Contactar con nosotrosEsperamos su comentario
Gracias a este formulario nos podrà enviar sus comentarios u opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos


E-Mail


Escriba aquí su comentario


Suscribirse a este listado Haga click en esta casilla si desea realizar un seguimiento de este contenido. Solo recibirá notificaciones cuando se añadan nuevos datos al texto principal o se produzcan comentarios relevantes.


Sección Cajon de Sastre (contenidos variados)
Apartados que forman la sección "Cajón de Sastre" en el cual aparecen los contenidos más variados de esta web; Artículos sobre retroinformática, coches clásicos, la televisión de antaño, nuestro monográfico sobre el grupo Parchís, listados y un consultorio.


Subseccion Artículos variados
Subseccion Artículos sobre coches
Subseccion Biografías variadas
Subseccion Coleccionismo de monedas (numismática)
Subseccion Listados variados
Subseccion Monográfico sobre Parchis
Subseccion La televisión de antaño
Subseccion Informática y retroinformática
Subseccion Consultorio
Subseccion Listado artículos Selecciones del Readers Digest




Política de privacidadAcerca de rosaspage.com
© www.rosaspage.com 2001-2016