Página inicial de la web
Inicio
Tienda online
Tienda online
Biblioteca Rosaspage
Biblioteca Rosaspage
Libros
Libros
Comics
Comics
Juegos y juguetes
Juguetes
Miniaturas y hobbies
Miniaturas
Temas variados
Otros
El mundo de Rosa
Rosa y su mundo
Ejercicios de inglés
Ejercicios
Salud y deportes
Salud
 
Artículos variados | Monográfico Parchis | Coches | La tele de antaño | Biografías ilustres | Consultorio | Listados | Coleccionismo


Ya en nuestra tienda online

Monedas de Alemania (periodo 1949-1993). Lote de 47 monedas

Monedas de Alemania (periodo 1949-1993)
Lote de 47 monedas


En oferta un lote formado por 47 monedas alemanas acuñadas entre los años 1949 y 1993, consistente básicamente en monedas de céntimos de marco alemán (pfeennig), la moneda que se utilizaba en este país antes de la llegada del euro.

El estado de todas las monedas es de usadas (y por tanto circuladas) aunque en buen estado, sin rayadas en la superficie o señales de golpes profundos. Asimismo indicar que la letra incluida tras la descripción de cada pieza corresponde a la CECA que la acuñó.

Si usted desea una o varias monedas de este lote también pueden adquirirse por separado.

La lista de piezas ofertadas es la siguiente:

- 1 marco de 1989 D

- 50 céntimos de marco de 1950 J
- 50 céntimos de marco de 1974 G
- 50 céntimos de marco de 1989 G

- 10 céntimos de marco de 1949 J
- 10 céntimos de marco de 1950 D
- 10 céntimos de marco de 1950 F
- 10 céntimos de marco de 1950 G
- 10 céntimos de marco de 1950 J
- 10 céntimos de marco de 1966 F
- 10 céntimos de marco de 1966 G
- 10 céntimos de marco de 1967 D
- 10 céntimos de marco de 1969 G
- 10 céntimos de marco de 1970 F
- 10 céntimos de marco de 1971 F
- 10 céntimos de marco de 1971 J
- 10 céntimos de marco de 1973 D
- 10 céntimos de marco de 1980 J
- 10 céntimos de marco de 1981 F

- 5 céntimos de marco de 1949 D
- 5 céntimos de marco de 1949 G
- 5 céntimos de marco de 1950 D
- 5 céntimos de marco de 1950 F
- 5 céntimos de marco de 1950 G
- 5 céntimos de marco de 1950 J
- 5 céntimos de marco de 1966 G
- 5 céntimos de marco de 1966 J
- 5 céntimos de marco de 1968 D
- 5 céntimos de marco de 1970 F
- 5 céntimos de marco de 1972 D
- 5 céntimos de marco de 1976 F
- 5 céntimos de marco de 1991 A
- 5 céntimos de marco de 1993 D

- 2 céntimos de marco de 1960 D
- 2 céntimos de marco de 1962 G
- 2 céntimos de marco de 1965 G
- 2 céntimos de marco de 1965 D
- 2 céntimos de marco de 1966 G
- 2 céntimos de marco de 1975 F
- 2 céntimos de marco de 1978 G

- 1 céntimo de marco de 1949 F
- 1 céntimo de marco de 1949 D
- 1 céntimo de marco de 1950 F
- 1 céntimo de marco de 1968 J
- 1 céntimo de marco de 1968 F
- 1 céntimo de marco de 1969 D
- 1 céntimo de marco de 1991 J

Precio lote: 23.5 euros
Precio: 0.50 euros



Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información





Se encuentra en: Inicio > Cajón de sastre > Artículos variados > La mayor falsificación de billetes de la historia


La mayor falsificación de billetes de la historia

Fotografía de Bernhard KrugerNormalmente la falsificación de billetes se debe a la iniciativa de uno o varios "listos" que, imitando billetes bancarios de forma más o menos afortunada, tienen la intención de obtener enormes ganancias con ello. Por fortuna también es bastante habitual que estos timadores al final sean capturados por las autoridades gracias a algún que otro descuido.

No obstante, en el transcurso de la historia han existido casos en que las falsificaciones no proceden de individuos o grupos criminales, sino que tienen su origen en gobiernos o facciones dentro de una guerra civil. En estos casos, la pretensión final de los falsificadores no es tanto la de lucrarse sino la de atacar económicamente a un estado o facción enemiga, inundando la economía de su territorio con dinero falso y provocando un importante colapso económico, cuyas consecuencias son tanto o más devastadoras que un ataque directo.

Se tiene constancia que Gran Bretaña usó esta técnica durante la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos con la idea de reducir el valor del dólar continental. Asimismo Estados Unidos tomaría buena nota de este ataque y durante la Guerra de Secesión utilizaría la misma táctica para rebajar el precio del dinero de la zona confederada. Como curiosidad comentar que en este caso los billetes falsos superaban en calidad a los auténticos.

Otro caso curioso, aunque en esa ocasión sin declaración de guerra previa, fue el que vivió Francia en el año 1926 cuando en los Países Bajos descubrieron individuos que pretendían movilizar dinero francés falso. La cantidad de billetes requisados (diez millones de francos en billetes de mil) hizo que las autoridades sospecharan que tras los falsificadores existía una potente organización. Sus investigaciones coordinadas con las realizadas por la Liga de las Naciones (una organización similar a las Naciones Unidas que se creó tras la Primera Guerra Mundial), apuntó que el responsable era ni más ni menos que el gobierno húngaro.

Los motivos que llevaron a los húngaros a emprender tal acción fue la de vengar las perdidas territoriales que sufrieron tras la Primera Guerra Mundial, utilizando a la vez las ganancias para potenciar una ideología militarista empeñada en revisar las fronteras del país. También se descubrió que detrás del complot tomaron parte activa Alemania y Austria.

Pero sin duda alguna el caso más famoso de falsificación de dinero con la intención de hundir economías enemigas fue la operación "Bernhard" emprendida por el gobierno nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

La pretensión de los alemanes era ni más ni menos que hacer caer las economías de los países aliados mediante la inyección fraudulenta de billetes de banco. Ello también permitiría minar la confianza internacional respecto a la fortaleza de la moneda británica. Por otra parte, la falsificación de billetes sería usada para pagar a espías y confidentes de Alemania.

Dicho plan, atrevido a más no poder y de devastadoras consecuencias para las naciones afectadas, fue ideado ya en el año 1939 por Reinhard Heydrich (líder de la Gestapo y segundo de las SS), siendo puesto en práctica por el entonces coronel Bernhard Krüger, también miembro de las SS y hombre de confianza de Himmler.

En 1942 y con la intención de llevar a cabo el plan fue seleccionado un grupo de ciento cuarenta y dos prisioneros judíos expertos en numismática, caligrafía y en técnicas de impresión quienes fueron capaces de realizar unos billetes falsos absolutamente perfectos y por supuesto difícilmente identificables. La parte buena del caso es que estos prisioneros tuvieron la fortuna de ser considerados como "trabajadores altamente imprescindibles", siéndoles perdonada la vida siempre y cuando realizaran su trabajo. Estos prisioneros fueron trasladados hasta un campo de concentración especial cerca de Berlín y aislados bajo la atenta mirada de vigilancia especial.

Ya en 1943 el gobierno nazi era capaz de imprimir un millón de billetes al mes, lo cual equivalía ni más ni menos que a cuatrocientas mil libras esterlinas. Aunque la producción mensual era importante, el propio Krüguer sabia que la duración del plan se estimaba en aproximadamente tres años, periodo tras el cual sus colaboradores serian eliminados y muy probablemente él mismo trasladado al frente. Ello lo llevó a "ralentizar" la producción. Estos billetes se trasladaban al cuartel general de las SS cerca de los Alpes Italianos y se destinaban a pagar importaciones, "lavando" de esta forma esos billetes. Ese mismo año el Banco de Inglaterra tuvo constancia de la existencia de estos billetes aunque se veía capaz de distinguirlos de los auténticos.

Ya en el mes de febrero de 1945 los falsificadores fueron capaces de reproducir billetes de cien dólares americanos aunque pocos días después se ordenó desmantelar todas las imprentas para evitar ser descubiertas por los ejércitos aliados. Aunque Himmler tenía la intención de cancelar la operación fue convencido de lo contrario por Krüguer, trasladándose tanto el personal como el equipo a una población de los Alpes Austriacos llamada Redl Zipf a orillas del lago Toplitz.

El traslado fue laborioso y deliberadamente duró varios meses, aunque en abril de 1945 y por órdenes directas de su superior Krüguer tuvo que destruir las instalaciones. A pesar que los troqueles fueron lanzados al lago y el papel quemado, los billetes impresos se colocaron en camiones, algunos de los cuales fueron capturados por los aliados y otros simplemente desaparecieron. Tras una feliz sucesión de errores los prisioneros judíos lograron salvar la vida.

En total se estima que los nazis fabricaron casi nueve millones de billetes cuyo valor superaba los ciento treinta y cuatro millones de libras, significando ello que el total de billetes fraudulentos equivalía al quince por ciento de los billetes de libras esterlinas en circulación durante esos años.

Con la caída del régimen nazi, el ya Mayor Krüguer se refugió en Suiza aunque acabaría siendo apresado por los ingleses y llevado a juicio. Ante la falta de pruebas Bernhard fue puesto en libertad, entrando a trabajar para una compañía alemana fabricante de papel especial para producir billetes bancarios. Finalmente fallecería en el año 1989.

Pero esta historia no termina aquí, pues en el año 1959 unos buzos descubrieron atónicos la existencia de millones de libras en billetes bajo las aguas del lago Toplitz, muchos de los cuales entrarían en circulación ante la mirada atónita del Banco de Inglaterra.

¿Buscando detectores y contadores de billetes a buen precio? Encuéntralos ahora en Ebay.¿Buscando detectores y contadores de billetes a buen precio? Encuéntralos ahora en Ebay.











Más informaciónEsperamos su comentario
Gracias a este formulario nos podrà enviar sus comentarios u opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos


E-Mail
Escriba aquí su comentario

Suscribirse a este contenido
Haga click en esta casilla si desea realizar un seguimiento de este contenido. Solo recibirá notificaciones cuando se añadan nuevos datos al texto principal o se produzcan comentarios relevantes.