Rosaspage.com online desde 2001
Se encuentra en: Inicio > Cajón de Sastre > Informática > La videoconsola Atari 2600

La videoconsola Atari 2600

Video consola Atari 2600Cuando se habla de la crisis del sector juguetero en los años ochenta, en muchas ocasiones se hace referencia a la competencia que este sector tuvo por parte de multinacionales de la electrónica y sus productos, entre los cuales destacaban las video-consolas.

Si reflexionamos un poco, si las video-consolas fueron (y son) una feroz competencia a los juguetes tradicionales, es precisamente porque algo especial tienen y que atrae la atención de los consumidores. Ese algo es precisamente un componente de jugabilidad y modernidad muy elevado gracias a sus juegos cada vez más sofisticados, que hacían (y hacen) que los chicos y chicas pasen gran cantidad de horas ante el televisor o monitor.

No deseamos entraremos en el debate sobre si las video-consolas son buenas, malas o bien como han de actuar los padres ente un chico o chica "enganchado" a este tipo de entretenimiento. Este es un debate que surgió ya durante la aparición de las primeras video-consolas en los años ochenta y realmente en este aspecto la cosa ha cambiado bien poco, pues los dilemas de fondo continúan siendo los mismos a la vez que siguen generando los mismos debates.

El motivo de este artículo pretende ser algo más simple y evidentemente mucho menos polémico, pues se centra única y exclusivamente en la historia de una de las video-consolas más conocidas y vendidas durante los años ochenta. Nos estamos refiriendo a la Atari 2600 en sus diferentes versiones.

Asimismo, tampoco es nuestra intención adentrarnos demasiado en enrevesados aspectos técnicos, los cuales aunque muy interesantes probablemente causarían un justificado sopor y bostezos varios a las personas que leen este artículo.



Historia de la cónsola Atari 2600

Parte posterior de la videoconsola Atari 2600La historia de esta video-consola arranca en el año 1975, cuando Atari formó un grupo de desarrollo para la investigación de sistemas de videojuegos de última generación. Este grupo se denominó Cyan Engireering y estuvo trabajando durante algún tiempo con un prototipo llamado Stella. Curiosamente el nombre de este prototipo surge porque así mismo llamaba uno de estos ingenieros a su propia bicicleta.

A diferencia de los otros sistemas de videojuegos, la Stella contaba con su propia CPU formada principalmente por un microprocesador 6507 de la marca MOS Technology. Para que nos entendamos, este chip era el corazón de la máquina y salvando las diferencias equivale al procesador Pentium o AMD en los ordenadores caseros actuales.

Pero no solamente era importante por este hecho, sino que además de este chip se incorporaban tres importantes circuitos integrados más. El primero era el dedicado al manejo de gráficos y sonidos, el cual se denominó TIA (Televisión Interface Adapter). El segundo era el encargado de suministrar memoria y controlar los periféricos de entrada/salida de la máquina y el tercero se trataba de un buffer CMOS estándar que en posteriores versiones fue eliminado. Este sistema permitía un enorme potencial por aquel entonces, a la vez que reducía considerablemente su coste de fabricación. Y hasta aquí la nomenclatura tecnológica del presente artículo.

Uno de los técnicos más destacados de este grupo que trabajaba con Stella fue Jay Miner, quien comprimió toda la funcionalidad gráfica y de sonidos en un mismo elemento, algo que realmente sorprendió a propios y extraños. Este diseñador de chips nacido en 1932 y fallecido en 1994 trabajó para Atari en los años setenta hasta que en los ochenta, y totalmente cansado de la dirección de la empresa, ingresó en una firma llamada Hi-Toro (posteriormente se rebautizó como Amiga), para la cual diseñó un nuevo sistema de chips que aplicaron a sus máquinas.

Pero volvamos a Stella y aunque inicialmente esta no fue diseñada para utilizar cartuchos (elemento donde se almacenan los datos de los programas o juegos en este caso, equivalente al CD-ROM), los técnicos consideraron la presencia de esta fuente de datos debido a que algunas máquinas de su competencia más directa si que la incorporaban. Además, debido a que el los directivos de Atari temían una saturación del mercado por parte de las diversas marcas que también fabricaban consolas, trabajaron todavía más aprisa para conseguir que Stella estuviera preparada lo antes posible.

Aunque ciertamente estos no eran los problemas más importantes de Atari, pues existía otros todavía más grande que la futura competencia y era ni más ni menos que no se disponía de suficiente financiación para terminar el proyecto. Fue precisamente en el año 1976 cuando apareció en escena la gigante Warner Communications y compró la compañía Atari por 28 millones de dólares, aunque bajo una condición impuesta por el co-fundador de la tecnológica sobre que se fabricara la consola Stella lo más pronto posible. Una vez completado y probado el prototipo, la videoconsola finalmente apareció en el mercado en de 1977 con el nombre definitivo de Atari VCS (Video Computer System) y con un coste del desarrollo estimado en 100 millones de dólares.

La fecha elegida para el lanzamiento de la Atari fue en octubre de 1977, justo el tiempo necesario para calentar motores y arrancar su primera campaña comercial durante las navidades que se avecinaban. Afortunadamente la VCS se convirtió en un auténtico éxito, suponiendo unos ingresos espectaculares para la empresa hasta el año 1983, fecha en la que se produjo una caída en el mercado de los videojuegos, aunque no empañando que la consola de Atari se considere todavía hoy uno de las mayores éxitos en la industria del videojuego.

Por cierto, la VCS cambió de nombre en 1982 para pasarse a llamar de forma definitiva 2600. Este nombre se basó en el número de catálogo que la identificaba (CX2600). La vida comercial de la Atari 2600 fue francamente larga, pues se vendió por espacio de catorce años y se vendió principalmente en Estados Unidos y en Europa.

Tras el lanzamiento de la Atari 5200, la cual se trataba de una videoconsola mucho más evolucionada y sofisticada que la anterior, se pretendió sustituir la 2600, aunque desafortunadamente el mercado no la acogió con la misma euforia y Atari decidió seguir ofreciendo la 2600 hasta inicios de la década de los noventa.



Probando la Atari 2600

Pantalla de juego Atari 2600Aunque anteriormente hemos dicho maravillas de la Atari 2600, que nadie se confunda, pues en comparación con las video-consolas actuales, la 2600 parece que haya surgido directamente de la prehistoria, sobretodo al observar el tipo de juegos (hoy muy básicos) que la video-consola utilizaba.

Para probar una Atari 2600 hay que olvidarse de aspectos como el sonido Dobly-Surround, los gráficos 3D y controles ergonómicos varios. Contrariamente a todo eso, si actualmente queremos de la Atari 2600 hemos de hacer un retroceso en el tiempo y situarnos en aquellos años en que los reyes de los microordenadores caseros eran los ZX Spectrum, los Amstrad CPC o los MSX de Sony (con permiso de los Vic 20 y demás fauna que pululaba en un mercado cada vez más saturado de ordenadores caseros basados en el Z80).

Si nos sabemos situar correctamente en la época, todo irá bien y comprobaremos asombrados como la Atari 2600 genera la misma diversión que por aquel entonces creaba. Gráficos sencillos y básicos, movimientos muy limitados y muy pocas opciones en el juego caracterizaban los juegos de la Atari, aunque como hemos comentado anteriormente es mejor evitar la tentación de compararla con los productos actuales.

Así pues, si deseamos probar esta impresionante máquina, lo primero que hay que hacer es buscar un televisor, olvidarse de los euroconectores y refrescar la memoria sobre los líos de cables, recordando aquellos años en que enchufar y desenchufar cables era el pan de cada día.

La Atari 2600 toma la energía mediante un transformador que se enchufa a la corriente. Hasta aquí todo normal, aunque dicho transformador manufacturado por la propia Atari nos asombró por la longitud de su cable. Acostumbrados a que los adaptadores cada vez tienen los cables más cortos con tal de economizar gastos de producción, este con sus casi cuatro metros de extensión se nos antoja auténticamente kilométrico.

Posteriormente, y siempre con la consola apagada, insertaremos el cartucho donde hay los juegos. ¿Cartuchos? –dirá el lector/a nacido a partir de los años noventa- Sí, cartuchos ¡Y todavía gracias! –les responderemos nosotros recordando los bocatas que nos zampamos mientras esperábamos que la cinta de cassette con el juego se cargase en nuestro microordenador. Ríase uno de los histerismos que actualmente causa la demora de veinte segundos en descargarse una web, pues cargar juegos o programas mediante cinta de cassette (otra palabra casi desconocida para las nuevas generaciones) era una auténtica prueba de paciencia a que éramos sometidos si deseábamos jugar.

Es por esta razón que el cartucho, aunque bastante más caro que la simple cinta, era una auténtica bendición bajada del cielo, pues comprobábamos que casi instantáneamente se cargaba el juego elegido, sin casi apenas tiempo de beberse un trago de Mirinda. (vale, lo sabemos, hoy tenemos el día nostálgico...).

Conectamos el televisor y… ¿Qué sucede? ¿Dónde está la señal? No hay porque preocuparse, pues hasta el momento todo lo que sucede es normal. Solamente es preciso sintonizar un canal del televisor para que muestre la pantalla generada por la Atari 2600. Una vez aparezca la señal y esta se encuentre estabilizada ya podemos usar los mandos para jugar con la video-consola.

Describiendo un poco la Atari 2600 que probamos para la confección de este artículo, indicar que en la parte superior de la carcasa existen dos botones y dos conmutadores, todos con un diseño idéntico entre sí. El primero de ellos y situado en la parte izquierda es el conmutador de encendido y apagado, encontrándose a su lado el que ajusta la imagen dependiendo si el televisor es en color o blanco y negro.

En el centro se halla la ranura para insertar el cartucho y justo a su derecha el botón “Select”, el cual permitía en la mayor parte de ocasiones seleccionar entre diferentes variedades del juego. Haciendo un paralelismo con el teclado del ordenador, sería la tecla “Return” o “Aceptar”. Por último, en el extremo derecho existe el botón “Reset” con el cual reiniciaba el juego.

Justo en la parte que habitualmente quedaba oculta al jugador hay los conectores de las palancas de juegos, el de la antena, el transformador y los conmutadores que permitía seleccionar la dificultad del juego.

Jugar con esta vide-consola es retroceder en el tiempo en una época en que los juegos no precisaban de representar todo un mundo, sino que con signos y figuras geométricas ya era más que suficiente para que nuestra imaginación hiciera el resto. Son en definitiva juegos sencillos, los cuales todavía ahora siguen plantando cara gracias a su utilización en juegos flash on-line o los que se pueden descargar por el teléfono móvil.







Ya en nuestra tienda online

El Basic Universal (R. Schomberg). Editorial Mitre

El Basic Universal (R. Schomberg)
Editorial Mitre


"El Basic universal, programación con ordenadores" escrito por Richard Schomberg es un interesante libro enfocado hacia los jóvenes y destinado a explicar los fundamentos del lenguaje "Basic".

Este aprendizaje se realiza gracias a sus sencillas y claras explicaciones, siendo una de las características de este libro el hecho de no centrarse en ninguno de sus dialectos (GW-Basic, Basica o Basic de microordenadores de los ochenta) sino en el lenguaje en general, lo cual convierte este libro en una puerta introductoria ideal independientemente de los años transcurridos desde su publicación.

El tomo ofertado en este anuncio fue publicado por Editorial Mitre en el año 1985 y cuenta con aproximadamente 160 páginas, una práctica edición de bolsillo así como una encuadernación mediante tapa blanca con pestañas.

Su estado es usado aunque en muy buenas condiciones y prácticamente como nuevo, sin apenas señales de uso y evidentemente sin ninguna de sus páginas rotas, manchadas o separadas del lomo.

Precio: 3 euros


Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información

Comentarios realizadosComentarios recibidos


Tito Teclado: Aunque sea nostálgico comentándolo de una flamante ATARI 2600 Jr, realmente lo importante de los juegos es que diviertan, que entretengan y que creen adicción suficiente para no hacer desesperar al jugador... Por ser mas real un Tomb Raider en PSX, no es más que un Pitfall más avanzado (vale, la Lara Croft es un mito erótico)... pero de igual manera, tardes enteras frente al televisor.

________________________

Buscar ofertas para la videoconsola Atari 2600 Jr en Ebay¿Buscando ofertas para la videoconsola Atari 2600, complementos y juegos? Encuéntralas ahora en Ebay.





Contactar con nosotrosEsperamos su comentario
Gracias a este formulario nos podrà enviar sus comentarios u opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos


E-Mail


Escriba aquí su comentario


Suscribirse a este listado Haga click en esta casilla si desea realizar un seguimiento de este contenido. Solo recibirá notificaciones cuando se añadan nuevos datos al texto principal o se produzcan comentarios relevantes.


Sección Cajon de Sastre (contenidos variados)
Apartados que forman la sección "Cajón de Sastre" en el cual aparecen los contenidos más variados de esta web; Artículos sobre retroinformática, coches clásicos, la televisión de antaño, nuestro monográfico sobre el grupo Parchís, listados y un consultorio.


Subseccion Artículos variados
Subseccion Artículos sobre coches
Subseccion Biografías variadas
Subseccion Coleccionismo de monedas (numismática)
Subseccion Listados variados
Subseccion Monográfico sobre Parchis
Subseccion La televisión de antaño
Subseccion Informática y retroinformática
Subseccion Consultorio
Subseccion Listado artículos Selecciones del Readers Digest




Política de privacidadAcerca de rosaspage.com
© www.rosaspage.com 2001-2016