Rosaspage.com online desde 2001
Se encuentra en: Inicio > Libros > > Alquimia (Relato por Machison)

Alquimia (Relato por Machison)

Todo comenzó cuando me metí en aquella maldita agencia de viajes con una extraña idea en la cabeza. Mis amigos me advirtieron que no sería lo ideal, irme a un monasterio a descansar y relajarme con la mística de aquel lugar sombrío y oscuro, donde el silencio era una virtud, y la iluminación y la paz interior, una meta... jeje. Estás loco! ¿Tú solo piensas estar ahí encerrado con esos muermos? Me decían... Pero era el lugar ideal... no tuvo que darme muchas explicaciones la chica de la agencia, aunque al principio le costó lo suyo, ya que mantenían este viaje medio en secreto. El destino fue una pequeña república desconocida en los mapas, sita en las boscosas montañas del sur de Grecia, "el monte Athos"... sus únicas poblaciones eran unos cientos de monasterios antiguos, habitados por sabios monjes alejados del mundo moderno, y enfrascados en sus místicos hábitos de vida... toda una experiencia religiosa, jeje.

Cuando llegué a su costa, cual sería mi sorpresa al darme cuenta que no había medio de transporte alguno, por lo cual tuve que cargarme mochila al hombro y andar durante largas horas, guiado por un rudimentario mapa, hasta mi lugar de destino: el monasterio "Giné-epifa-nias" esta construcción que al menos databa de hacía 1.200 años, se encontraba por su parte frontal, suspendida en un voladizo fantasmal y mantenida por pilotes, que parecían mantener en el aire, al filo de un barranco enorme, la vieja estructura bizantina forjada con grandes piedras.

Piqué con gran fuerza, en el viejo y enorme pórtico de madera medio podrida que custodiaba su entrada... y esperé... piqué de nuevo y esperé al menos durante 25 minutos, mientras la cálida, y húmeda brisa mediterránea del anochecer, golpeaba mi rostro sudoroso y expectante, hasta que una figura macabra, cubierta por completo con una vieja túnica gris, rostro incluido, me abrió la gruesa puerta, y me dijo en griego antiguo: - Que la paz de dios sea contigo, tú eres el extranjero, pasa a nuestro humilde templo...

Aunque no entendí mucho de lo que me dijo, (le doy un poco al griego, pero no demasiado) con el paseo que me dio, y las explicaciones a base de señas, pude comprender lo más básico, es decir donde dormiría, comería, y asearía. Las normas como es normal, son muy duras en estos sitios, Aquí no hay desmadre que valga, todo tiene sus horas y sus costumbres de las cuales no te puedes pasar ni un pelo. Ese mismo día me acosté a las 21h. por que más tarde no ponen ni una puñetera vela, y hay tanto silencio que pitan los oídos, eso si no oyes el rebufo del viento del sur que choca contra el acantilado.

Hacía muchísimo calor, tenía la boca seca... los nervios, un sitio extraño, tenía la sed que dan las experiencias nuevas... y no me acordé de llevarme agua al cuartucho aquel, pintado de color crema cenutrio, con una enorme cruz de metal ya con rubín, que me daba en todo el frente... jeje, que sitio más chungo, me daba escalofríos.

Me armé de valor, y salí al tétrico pasillo... como única antorcha portaba mi mechero Bic, menos mal que me dejaron algo civilizado, puesto que me quitaron todo artilugio que tuviera algo que ver con el presente cuando me presentaron al superior de ellos... un tío realmente raro, de 2 metros de altura, con un gorro grande, negro, y con cogotera de tela, que tenía cara de muerto.

Me perdí, claro, por todo aquel laberinto de pasillos con olor a viejo... en uno de los intentos penetré en una especie de biblioteca, con miles de libros vetustos y llenos de polvo. Muchos de ellos estaban escritos en lenguas raras para mí, eso que estudié arqueología... parecían ser importantes, porque las encuadernaciones estaban grabadas en lo que sin duda era oro o plata. Afortunadamente, habían libros en latín también, lo que me llamó mucho la atención. Encendí una vela, y comencé a husmear los temas que trataban aquellos curiosos libros.

Aquellos escritos eran muy antiguos, y versaban sobre lo que me pareció que era la alquimia y otras prácticas perdidas ancestrales, algunas heredadas por la Lógia masónica, partes del Talmud, y manuscritos en arameo de un tal Averroes, "Epignosis en griego koi-ne, también un libro que se llamaba "Neferaes" y que hablaba de la práctica de "los perros"....?

Fue precisamente cuando me disponía a profundizar sobre este asunto cuando la vi... allí estaba ella, yo creía que en aquellos monasterios sólo había hombres!!...naturalmente, le pregunté consternado:

- Quién eres?... creía que aquí no había mujeres.

- Soy una bacante... ¿no has oído hablar de mí?

Yo no sé que era eso de bacante, lo que sé es que la chica se quitó repentinamente la ligera prenda de gasa que llevaba puesta, y lo que vi y experimenté a continuación quedará grabado en mi memoria para siempre, jeje....

Su larga melena rizada y rojiza como el fuego, exhumaba una fragancia especial a aceites esenciales depurados, y su blanquecina piel desprendía también un olor como a incienso natural, mezclado con tonos de frutos... posiblemente recogidos de los agrestes bosques que rodean al monasterio... Aquella estancia se convirtió en un horno... una ligera brisa apagó la única vela que con sus destellos iluminaba aquella suave piel femenina de tono marfil...

- Mmmm... ¿a qué huele?

- A estacte y gálbano.

Que momento más tortuoso para mi atolondrada cabeza. Aquella preciosidad me sedujo completamente tan solo con la visión de su hermoso cuerpo. Noté que el pulso se me aceleró a lo bestia, y la sensación que recorría mi estómago, y que me subía hasta la punta del último pelo, no fue nada normal. Ahora tenía la boca más seca todavía, y hasta sentí un leve mareo. El terrible anhelo que me invadió, hizo que mi cuerpo y mi mente se concentraran plenamente en la promesa de placer que emergió como un fuego misterioso de las entrañas de una sensualidad desconocida y mística.

El cuerpo de ella formaba curvas con movimientos ágiles y felinos... tuve la impresión de que movía su joven cuerpo como un conjunto de formas armoniosas, probablemente derivadas de alguna danza ancestral... que me estaba descubriendo su secreto, y me permitía contemplar su belleza esotérica y más intima sin ningún tapujo.

La tensión subió por momentos. A medida que ella se fue acercando más y más, y sus ojos verdes azulados, como el mar Egeo se clavaban en los míos buscando abiertamente inflamarme hasta el límite de mi aguante... estaba tan cerca que podía olerla más allá de los perfumes que cubrían su tersa piel, podía olerla a ella. Hacía mucho calor, y las gotas de sudor de su ebúrneo cuerpo brillaban a la tenue luz de la luna. Un tintineo que parecía hipnotizarme, salía de los exóticos abalorios que portaba en el cuello y los tobillos cada vez que hacía un movimiento de su extraña danza... a unos centímetros de mi boca, su boca se frenó... para proseguir con unas palabras cándidas y juguetonas...

- Hace mucho, mucho calor. ¿Quieres beber?... pues bebe.

En ese momento apreció en su mano, surgida de la nada, una vasija que parecía ser de barro muy antiguo... yo estaba seco como una mojama, y mis labios fueron directos a sorber el líquido que contenía, un vino suave de sabor afrutado, y fresco como el alba...

- Esto está buenísimo... pero tú estás más mucho más buena- Fueron mis palabras, antes que un sobrecogedor subidón pasional como nunca había sentido se apoderara de mi inactiva posición hasta ese momento... prácticamente los botones de mi camisa salieron volando, y los desgarros en las costuras sonaron en mitad de la penumbra mientras la chica, con desquiciada soltura, me destrozaba los pantalones con aire salvaje y como diría un cura, lascivo.

Con ese aire felino que la caracterizaba, rápidamente me enlazo con sus brazos y piernas, y con ellas rodeó mis muslos. Estábamos empapados de sudor... noté que ya nada podría librarme de aquella fiera tenaza de pasión sobrehumana, que buscaba mi entrega total y absoluta. Que difícil es explicar en tan corto espacio el éxtasis contenido en nuestros besos profundos de sabor a tierra, mar y fuego, y la trabajada exploración llevada a cabo por aquel universo de sensaciones medio físicas, medio místicas..., todo en ella me parecía magnético, puro... cada gota de su ser era un néctar para mí... y su interior fue acogedor, mágico como el trayecto que emprende de un río por su cauce hasta que desemboca en el gigantesco mar...

El clímax fue eléctrico, como dos grandes nubes que se encuentran en un cielo de tormenta... la fusión fue completa, y el espacio tiempo se convirtió en algo inexistente y metafísico, porque éramos nosotros los que estábamos fuera de la burbuja...

... el caso es que después de unas 2 horas de ensueño, me encontré con el alto con cara de muerto, y otros monjes más, iluminándome con candelabros. Otros portaban cachiporras de esas como las de las barajas, más gordas por la punta. Me miraban con una cara de mala leche... y es que fue en ese momento cuando caí en la cuenta de que estaba completamente en pelotas... buf!...los monjes me agarraron, y me sacaron a trompicones de su monasterio, algunos ya tenían mis cosas, y me las tiraron en la puta cara... luego me dijeron con el tono más amenazante que he oído en mi vida:

- Si alguna vez dices lo que has visto aquí... donde quiera que estés... alguien dará contigo y te borrará de la existencia. Nunca jamás menciones lo vivido aquí esta noche o morirás...

- Bueno, pues si ustedes lo dicen, yo no tengo problema, por mí nada de nada ok?... sólo una pregunta... ¿Quién era ella?

- Esa pregunta sólo se puede contestar con otra pregunta... ¿para qué crees que sirve la alquimia extranjero?

Naturalmente, no quise hacer más preguntas y me largué de allí. Hace mucho tiempo de esto, y ellos me dijeron que no lo contara, pero... es difícil escapar a la tentación, verdad?

Fin

¿Buscando telescopios a buen precio? Encuéntralos ahora en Ebay.¿Buscando telescopios a buen precio? Encuéntralos ahora en Ebay.







Ya en nuestra tienda online

Stephen King (Plaza & Janes). Lote 7 ejemplares

Stephen King (Plaza & Janes)
Lote 7 ejemplares


A la venta un lote con siete libros del conocido autor de novelas de terror Stephen King, los cuales fueron publicados por la editorial Plaza & Janes dentro de su colección Los Jet de Plaza & Janes.

Los títulos incluidos en este lote son los siguientes:

- 4. Ojos de fuego
- 5. La zona muerta
- 7. Maleficio
- 8. Carrie
- 13. It (Eso)
- 15. Tommyknockers
- 16. El misterio de Salem´s Lot


Estos libros de práctico tamaño fueron editados a finales de los años ochenta e inicios de los noventa por Plaza & Janes. Su estado es usado aunque muy bueno, sin ninguna de sus 300 páginas por tomo manchadas, rotas o separadas del lomo.

Añadir que si solamente se desea uno o varios libros de este lote también pueden comprarse por separado.

Precio lote: 21 euros
Precio: 3 euros



Tienda online de esta web
Ir a la
Tienda online
Más información
Más
información





Contactar con nosotrosEsperamos su comentario
Gracias a este formulario nos podrà enviar sus comentarios u opinión personal acerca del contenido publicado.

Nombre y apellidos


E-Mail


Escriba aquí su comentario


Suscribirse a este listado Haga click en esta casilla si desea realizar un seguimiento de este contenido. Solo recibirá notificaciones cuando se añadan nuevos datos al texto principal o se produzcan comentarios relevantes.


Sección de libros
Apartados que forman la sección de libros y en las que podrá encontrar artículos, biografías, bibliografías de autores/a o adquirir libros nuevos y usados.

Subseccion Resúmenes de libros
Subseccion Reseñas y opiniones acerca de libros
Subseccion Biografías de autores y autoras
Subseccion Artículos variados sobre libros
Subseccion Consultorio
Subseccion Bibliografías
Subseccion Listados
Subseccion Comprar libros en nuestra tienda online
Subseccion Comprar libros juveniles en nuestra tienda online




Política de privacidadAcerca de rosaspage.com
© www.rosaspage.com 2001-2016